Sugerencias para los vestidos de madrina

La madrina es una figura importante dentro de la ceremonia de la boda, sobre todo si ésta es religiosa. Suele ser la madre del novio la que ejerce tal función o, en caso de que ésta no esté, la hermana, la tía o algún otro familiar cercano. En ocasiones, se elige incluso a la madre de la novia, si hay una relación muy estrecha de la misma.

Es la persona que acompaña al novia hasta el altar, en uno de los días más importantes de su vida. Es además quien está está más cerca del novio en sus momentos de mayor nerviosismo, quien le anima, tranquiliza e incluso le da algún consejo útil.

Pero, además de lo que respecta al Gran Día, es común que se implique en las tareas de preparación, incluyendo la selección del vestido.

Una figura tan importante debe tener un atuendo a su altura, por lo que hoy te ofrecemos sugerencias para los vestidos de madrina.

1. Típico

El clásico atuendo español es la mantilla. Se trata de un tocado de blonda, chantilly o tul que queda de lo más elegante, que tiene sus orígenes en el manto que utilizaban las mujeres para cubrirse. Excelentes pintores como Francisco de Goya o Julio Romero de Torres han recogido en sus obras a mujeres con mantilla.

La mantilla suele acompañarse con un traje largo habitualmente y de una sola pieza, con manga larga o francesa. Se sujeta al pelo mediante una peineta hecha en materiales como el carey, en un moño medio-bajo. Su altura dependerá de la madrina y la del novio. Su color, dicen, depende de si la madrina es soltera (marfil o blanca) o si está casada (negra). Si estás dispuesta a saltarte el protocolo, te sugerimos una que resalte con el color de tu pelo.

Los complementos han de ser sencillos. Unos zapatos de tacón no muy altos y un bolso de mano a juego. Según la época del año, se puede acompañar también por unos guantes. En la foto, la madre de Eva González ejerciendo de madrina de su yerno, y cumpliendo rigurosamente con el protocolo con un bonito diseño de Fernando Claro.

novio y madrina

2. Con cola

La madrina es la única de las invitadas autorizada a llevar largo sea cual sea la ocasión según el protocolo. Teniendo en cuenta us preferencias y el tema de la boda, puede decantarse por un elegante traje con cola. Lo ideal es un bonito vestido largo monocolor, en tonos suaves o vivos según, nuevamente, la época del año.

Fíjate, por ejemplo, en este elegante y sencillo modelo en morado, con escote en forma de corazón y cuerpo drapeado y cogido al costado con un bonito broche en plata. Se completa con una chaquetilla tipo torera a juego, de manga larga.

Foto: www.dress2015.com

Foto: www.dress2015.com

O en esta propuesta de la colección de vestidos de fiesta de Pronovias, en azul y de mangas largas transparantes, realizado en tul con encaje. Lleva escote de pico tanto en la parte delantera como la espalda.

Foto: pronovias.es

Foto: pronovias.es

3. Juvenil

No hay edad para ser la madrina de una boda, por lo que puede ocurrir que ésta sea muy joven para llevar un atuendo demasiado clásico o formal. En ese caso, se puede optar por un traje con aires más juveniles, en líneas sencillas sin recargar.

Para ilustrar lo que te decimos fíjate en este modelo en rosa apagado con manga corta de farol y escote de pico adornado con una bonita rosa.

Foto: dress2015.com

Foto: dress2015.com

Aunque lo más habitual es elegir un traje largo, si la boda es de día y en una época del año calurosa, la madrina puede decidir decantarse por un modelo corto. En cuanto a modelos juveniles, echa un vistazo a éste de Alejandro de Miguel en azul, con falda recta y con chaqueta de botones forrados de encaje a juego, en el mismo tono azul combinado en plata.

Foto: alejandrodemiguel.com

Foto: alejandrodemiguel.com

Te puede interesar