7 consejos para estar en forma en la preparación de tu boda

Si a todos y todas habitualmente nos gusta sentirnos bien con nosotros mismos, vernos guapos para ganar ese plus imprescindible de seguridad en uno mismo… cuanto más el día de la boda.

Ya sabes que en bodanovia.com tratamos de darte el máximo número de tips útiles para el día de tu vida, y hoy te ofrecemos 7 consejos para estar en forma en la preparación de tu boda. ¡Ponte a ello sin más dilación!

1. Movimiento por la mañana

En medio del Gran Día que estás montando, sabemos que te esperan encuentros con los implicados en la organización de tu boda, alguna que otra prueba de menú, un vistazo a ideas de decoración o alguna toma de decisiones que con lo ello conlleva. En medio de tanta actividad, está perdiendo el foco de lo que verdaderamente es importante… ¡tú, la novia!

Te recomendamos que antes de sumergirte en la ajetreo del día a día, donde a lo anterior tendrás que sumarle tu propio trabajo y la atención a los tuyos, dediques unos minutos de actividad física: media hora andando o corriendo, una clase de spinning o de aerobic latino… lo que prefieras. Te ayudará a mantenerte activa durante el día.

como-perder-10-kilos2

2. ¡Hidrátate!

Cuando estás hidratada, tu metabolismo y tu cerebro trabajan más rápido, lo mejor para afrontar las tareas de organización de tu boda. Tu pelo, piel y uñas lo agradecerán.

Hazte con un bolso grande o una mochila y, entre los enseres que te acompañen a todas partes (sin cargarte demasiado) incluye una botella de agua. Recuerda que lo recomendable es ingerir dos litros por día, aunque también cuentan las piezas de rica fruta fresca.

3. Acelera tu metabolismo

Se trata de obtener energía y, de paso, ayudarte a mantener o bajar de peso para estar espléndida en el Gran Día. Un truco útil es exprimir un limón en la botella de agua que va a acompañarte todo el día, y mezclar con unas gotas de cúrcuma y pimienta de Cayena.

4. Planea tus comidas con tiempo

Es cuestión de prioridades, y de adaptarlas al día. Mira tu agenda y prevé con tiempo, el día antes, dónde vas a comer.

Si sabes que va a ser imposible que comas en casa, elabórate tu propia comida, como ensalada de pasta, una sopa fría (como el gazpacho), una tortilla de verduras, una quiché. Provéete de zumos de frutas y leche y batidos verdes entre horas.

batido-verde

No caigas en el error de comer a destiempo o, directamente, no comer nada porque no tienes tiempo para sentarte. Tu salud es lo primero y no es buena época para que se resienta.

5. ¡Toníficate!

Una sesión de ejercicio físico puede ser la diferencia entre sentirse bien en tu noche de bodas o sentirte absolutamente genial. Sentirte segura puede marcar un hito, y desde luego hacer a tu cuerpo trabajar te proporciona ese plus. Reserva un espacio para las sesiones intensivas, al menos 2 ó 3 veces a la semana.

Contar con un equipo de profesionales de forma puntual, teniendo en cuenta que te estás preparando para uno de los días más importantes de tu vida, puede ayudarte a confeccionar planes de entrenamiento y conseguir tus objetivos.

6. Desconecta

Todo estará en su sitio cuando vuelvas, así que haz un paréntesis que te permita coger fuerzas para lo que está por venir. Vete a un SPA, date un masaje y toma un baño con burbujas. Desintóxicate, revisa tus objetivos y tu lista de tareas pendientes.

Trata de disfrutar de lo que está haciendo porque solo vas a planear tu boda una vez.

7. ¡Postea tu día a día!

Insistimos en que es una etapa maravillosa que solo vas a vivir una vez, así que encárgate de hacerte con tus pequeños recuerdos. Saca fotos de tus encuentros, de tus rutinas de ejercicio físico y hasta de cómo te cuidas con la alimentación. Y, por supuesto, de tu estado de ánimo y el del novio.

Tómate 5 minutos antes de irte a la cama de vez en cuando para hacerlo, porque aunque haya días que hayan sido un desastre, los verás con una sonrisa en la cara cuando lo recuerdes en el futuro.

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!