Menú

El aire fresco del vestido de novia a color

No es ningún secreto que las tendencias de boda que estamos viendo últimamente están comenzando a salirse de lo verdaderamente tradicional. Y es que echando la vista atrás vemos que las bodas en el sentido más tradicional están perdiéndose en favor de bodas con influencias de otros países como europeos y también, para los más aventureros, de países como la India. Visto así, no nos sorprende en absoluto y menos a estas alturas que veamos aspectos innovadores como por ejemplo, ver a la novia vestida con tonos azulados e incluso combinando el blanco con el rojo pasión. El tradicional vestido de blanco, está comenzando a pasar de moda. ¡Ahora lo que se lleva es el vestido de novia a color!

Ya no es tan fácil ver varias bodas seguidas cortadas por el mismo patrón típico que tantos años y décadas ha reinado, las cosas están cambiando, ¡y eso gusta! Más allá de las tendencias clásicas, podemos ver aspectos novedosos en las bodas como por ejemplo un convite con pequeños puestos de comida además de lo que se sirve habitualmente por los camareros y responsables del catering. Encontrar un puesto de helados si la boda es en verano o incluso un pequeño puesto de palomitas e incluso churros ya es posible si la boda es en otoño y por supuesto en invierno. Más interesante aún es ver cómo la novia va evolucionando, y que poco a poco la demanda por ver a la protagonista con un vestido de novia a color cada vez más llamativo, es alucinante. 

Colores pálidos frente a los vivos para un vestido de novia a color

vestido-azulado

¡Ojo! Que las tendencias se renueven no quiere decir que tengamos que ver a la novia con un llamativo vestido con colores más vivos incluso que los de las propias damas de honor, en absoluto. Los vestidos de novia a color con tonalidades pálidos como el azul e incluso el rosa están a la orden del día y dan un resultado discreto a la par que novedoso y muy bonito. Es la opción perfecta si quieres salir del típico vestido blanco y optar por uno más original, pero sin llamar demasiado la atención.

Vestido blanco y rojo de novia

Como verás también se puede optar por un look mucho más llamativo, no menos bonito y desde luego suficiente para estar por encima de las tendencias. El vestido de novia a color blanco y rojo poco a poco gana protagonismo y es que dando prioridad al blanco, el vestido muestra una preciosa tendencia de rojo vivo que da símbolo al amor y no resta elegancia al enlace. Una opción para las más atrevidas pero que quieran conservar el blanco como color principal.

El optar por un vestido con colores, ya sean pálidos o vivos, abren un abanico de posibilidades muy atractivo a la hora de combinarlo tanto con la decoración de la boda como de aspectos tan vitales como el ramo de flores con el que la novia irá acompañada. Hay que recordar la necesidad en estos casos de cuidar aspectos vitales como los vestidos de las damas de honor, ¡que no te copien el color!

 

Te puede interesar