Atractivos imprescindibles que no pueden faltar en el día de la boda

El día de la boda es uno de los más importantes para la pareja -sino el que más-, y desde luego que también debe de ser un gran día para todos los familiares, amigos e invitados que durante el momento del “Sí quiero” y de la ceremonia estarán presentes y disfrutando del amor de la pareja y del gran día que queda por delante. Visto así, está claro que tener varios atractivos para la pareja y para los invitados en el día de la boda es un imprescindible para que todos se lo pasen bien, y también para tener entretenidos a los más pequeños.

Durante estos últimos años hemos ido viendo tendencias que han aparecido para quedarse, y es que lo que hasta hace unos años parecía extravagante y en ocasiones fuera de lugar, hoy día es ya toda una costumbre en las bodas y ceremonias y ofrecen mucha diversión desde los más mayores hasta a los más pequeños. Por ello, te traemos hoy unos sencillos pero imprescindibles atractivos que no pueden ni deben faltar en la ceremonia.

La famosa fuente de chocolate

Fuente de chocolate blanco boda

Hay que reconocerlo, no hay un buen banquete de boda si no tiene una fuente de chocolate lista para todos sus invitados. Tendencia desde mediados de la pasada década, la fuente de chocolate hace las delicias de todos los invitados y permite disfrutar del chocolate a través de muchas formas, sabores y colores. Las fuentes más modernas incluyen tanto chocolate como chocolate blanco, perfecto para todos y con multitud de golosinas, dulces y aperitivos para mezclarlos en la fuente y pasar un largo rato de diversión y entretenimiento. Pensada para el banquete, será un largo entretenimiento sobre todo para los más jóvenes.

Animadores para los niños

Entretener a niños en boda

En una boda en la que habrá muchos niños es muy recomendable dedicar zonas de diversión especialmente para niños, con animadores contratados que puedan entretenerlos y se ocupen de ellos para que los adultos puedan divertirse y estar más a su aire mientras que los peques se lo pasan en grande en un ambiente especial para ellos. En banquetes de boda abiertos, se pueden instalar incluso atractivos como colchonetas o pequeñas atracciones hinchables que harán que los niños estén tanto divirtiéndose, como entretenidos.

Un photocall muy grande

Los photocall o zonas de fotografías han llegado para quedarse. Una tendencia que llegó desde Estados Unidos y que se ha implantado en cuestión de muy poco tiempo y que es todo un núcleo de diversión y risas tras el banquete de la boda. Los photocall son muy fáciles de organizar, tan solo hay que dedicar un espacio abierto para la toma de fotos, y diseñar carteles y dibujos que utilizar a la hora de hacerse fotografías no solo con los novios, sino también entre amigos, invitados y familiares… la diversión estará garantizada y el entretenimiento también, sobre todo para aquellos que no vayan a utilizar la barra libre o busquen algo más de tranquilidad.

Te puede interesar