Boda en Granada, dónde celebrar la Luna de Miel

La Luna de Miel es una etapa de la boda tan importante como la propia boda en sí… o incluso más. Es la etapa en la que de una vez por todas, los recién casados pueden disfrutar del comienzo de una nueva etapa en su vida. Y desde luego, algo tan importante no debe celebrarse en cualquier sitio. Ni mucho menos.

Buscando un lugar económico donde celebrar la Luna de Miel, muy bonito y por supuesto romántico, nos topamos con Granada. La ciudad andaluza se basa en un tremendo contexto histórico y de una belleza inconmensurable, idóneo para cualquier recién casados que quieran disfrutar de unos días o unas semanas en pareja. 

El centro de Granada es perfecto para celebrar una Luna de Miel. Existen rutas ideadas exclusivamente para parejas que estén celebrando su boda, con paseos románticos por enclaves tan señalados como el Paseo de los Tristes, algunas zonas del Albayzín, y por supuesto mirando al centro de la ciudad, avenidas tan importantes como Gran Vía. Todo el centro de Granada está repleto de lugares para visitar y de enclaves turísticos e históricos para complementar una semana perfecta en pareja.

Pero ya no sólo por la gran cantidad de monumentos y enclaves históricos, sino por la restauración, celebrar la Luna de Miel en Granada es una decisión acertada. Por una parte encontramos numerosos bares de tapas a lo largo de todo el centro, donde comer y disfrutar de la gastronomía granadina se hace a lo grande, con un bolsillo pequeño. Por otra parte, y sobre todo en el centro encontramos pequeños restaurantes y lugares de copas y cocktails en ocasiones orientados a la intimidad en pareja y pequeños grupos. Enclaves íntimos para disfrutar al máximo de la ciudad.

Otros lugares interesantes por los que merece la pena celebrar la Luna de Miel en Granada, pasa por las numerosas rurales que se alejan de la ciudad, como las Alpujarras, una visita por Sierra Nevada o pequeños pueblos muy cercanos a la capital y llenos de encanto, como Dúrcal, Lanjarón… y por supuesto, Salobreña, Motril y Almuñécar. Cabe destacar que damos por hecho que la Alhambra y los jardines del Generalife, contiguos, es algo que ni es necesario mencionar… ¿no?

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!