Bodas en el hotel Alfonso XIII de Sevilla

Aunque se hicieron mundialmente famosos con la Macarena, esa canción que llegó a ser traducida al inglés y bailada por Bill Clinton, los del Río cantaban también que “Sevilla tiene un color especial”. No les falta razón, pero es por los múltiples rincones que la ciudad posee, mezcla de su pasado musulmán y cristiano, de la presencia de corrientes artísticas como el romano, el múdejar o el gótico. Un paseo por Sevilla es una maravilla, y celebrar una boda en la capital andaluza es una opción muy a tener en cuenta. Allí lo tendrás todo: desde un hermoso reportaje en alguno de los edificios emblemáticos de la ciudad u espacios como la Plaza de España o el parque de María Luisa, hasta una ceremonia espectacular en El Salvador, en la Catedral o en la Basílica de la Macarena. Y, por supuesto, el banquete de bodas, en alguno de esos múltiples lugares con encanto de la ciudad.

boda-en-sevilla

En Bodanovia.com queremos ayudarte a conseguir que ese día sea perfecto y, para ello, te aconsejamos que elijas lo mejor (siempre, claro está, que os lo podáis permitir), y que lo dejes todo en manos de estupendos profesionales. Cada pareja elige un tipo de boda adaptada a sus gustos, necesidades y presupuestos. Si lo que tú quieres es una boda de ensueño, entonces no dejes de leer, porque hoy te traemos el bello hotel Alfonso XIII.

Una ubicación privilegiada

El hotel Alfonso XIII se encuentra en pleno centro de Sevilla, en la mítica calle San Fernando y haciendo esquina con la avenida de la Constitución, la que pasa por delante de la Catedral, la que te lleva hacia las plazas de San Francisco y Nueva, donde se ubica el Ayuntamiento. Está situado justo al lado de la Universidad, la antigua Real Fábrica de Tabacos de Sevilla. Es éste último un edificio declarado Bien de Interés Cultural, Patrimonio Histórico de España. Forma parte de la arquitectura industrial en una de sus más bellas manifestaciones, y su historia habla de la de aquellas mujeres cigarreras que bien pudieron inspirar historias como de la obra literaria Carmen, que luego se adaptó a la ópera. Y, con posterioridad, sevillanas como la Carmen la cigarrera, “la que iba presumiendo por la calle con una flor en la pechera un y mantón cruzado al talle”.

Tiene al otro lado al Palacio de San Telmo, bonito edificio barroco del que llama la atención su fachada principal. Y justo enfrente, el hotel Alfonso XIII tiene la famosa Puerta de Jerez, una plaza que era antaño un acceso de la muralla de la ciudad por el camino de la ciudad gaditana. En ella se encuentra la Fuente de Sevilla, dedicada a la ciudad, y donde aparecen múltiples detalles alusivos a la ciudad. Cerca también fluye el río Guadalquivir, dejando a un lado el famoso barrio de Triana y al otro la Torre del Oro.

La joya regionalista de Sevilla

Para completar esta bella estampa sevillana, está el famoso hotel Alfonso XIII. Hoy en día es propiedad propia de la ciudad, pero su concesión administrativa recae en Starwood Hotels & Resorts Worldwide, cadena hotelera con sede en Nueva York, y que fue fundada en 1930. El edificio se construyó en el marco de la Exposición Iberoamericana de 1929, celebra en la ciudad, y que la dotó de edificios y espacios de gran valor, que hoy se conservan para beneplácito de sevillanas y sevillanos. El rey que le da nombre fue el encargado de inaugurarlo en un banquete que presidió acompañado por su esposa, Victoria Eugenia, el mismo día en que se acordó el enlace de su hija, la infanta Alfonsa.

El hotel Alfonso XIII de Sevilla sigue los cánones del regionalismo andaluz de finales del XIX, así como del neomudéjar. Está considerado Bien de Interés Cultural, y la revista Travel+Leisureel otorgó el puesto número 8 de Europa y 33 del mundo en el ranking de hoteles de lujo.

Lujo en los detalles

Los interiores del hotel Alfonso XIII dejan a cualquiera con la boca abierta. Combina elementos que contribuyen a darle un aspecto de lujo y magnificencia, entre otras por sus detalles ornamentales en yeso, cerámica o madera, trabajados al estilo andaluz. Si miras hacia arriba, te maravillarás con sus artesonados y lámparas. Hacia abajo, lo harás con sus alfombras procedentes de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara, fundada en 1720, sus ricos suelos de mármol o losas. Por el camino, no dejes de admirar sus arcos y columnas, ni sus exquisitos azulejos. En definitiva, unos escenarios de película que le valieron para que, de hecho, fueran interiores elegidos para la grabación de Lawrence de Arabia.

Además de su patio, son 8 salones los que se disponen para celebrar eventos como bodas, como el Salón Real, el más antiguo y especialmente bello. Combinando otros estilos y detalles, también se encuentran los salones Andalucía, Hispalis, Cartuja, San Telmo, Itálica, Betis y Triana, además de tres restaurantes de gran calidad.

Sentíos como reyes en palacios el día de vuestra vida y elegid entre opciones como ésta. Es vuestro día y os lo merecéis.

Te puede interesar