Casarse en una casa rural, una tendencia que no te puedes perder

Celebrar una boda en una casa rural no es tan descabellado como pudiese ser años atrás, y es que con el paso de los años cada vez más parejas quieren romper con lo tradicional y buscan celebrar el día de la boda en un mismo sitio, sin tener que realizar varios desplazamientos en un mismo día, y recibir así el calor de todos los invitados desde primera hora del día, hasta que termine el último bailarín de la boda.

Las casas rurales y fincas son perfectas para celebrar bodas civiles e incluso religiosas. Y es que estas casas suelen contar con todo lo necesario y todas las comodidades para poder preparar y llevar a cabo una boda incluso para centenares de invitados. La mayor baza de las fincas y las casas rurales es su combinación de zonas verdes con un gran espacio abierto en el que se puede organizar con total libertad el día más importante de la vida de los novios. Son perfectas para celebrar bodas durante el verano y si están bien preparadas, en cualquier estación del año.

Algunas de las mejores ventajas es la gran capacidad de personalización que tienen estas casas rurales y fincas abiertas. Son ideales para montar carpas, preparar la ceremonia al aire libre… no es necesario celebrar la boda dentro de la casa, suele ser más recomendable preparar todo fuera e incluso montar los fogones y la cocina en una carpa especialmente preparada para ello.

Un catering es imprescindible

boda-casa-rural-2

Si hay una de las contrataciones obligatorias para llevar a cabo una boda en una finca o una casa rural, es la contratación de un catering y un servicio de restauración que se encargue de todo. Contratar un servicio de camareros y al menos varios cocineros que preparen los menús de boda, organicen la tarta, y se encarguen de todo de igual manera que llevarían a cabo en el restaurante donde se celebrase el banquete de bodas es imprescindible. ¡No lo pases por alto!

Puede ser muy económico

Otra de las grandes bazas de celebrar una boda en una finca o una casa rural es la posibilidad del ahorro económico que supone. El alquiler de la finca sumado al catering no tiene porqué ser muy costoso, y a ello solo habría que sumar añadidos como un DJ, y también las carpas y sillas y mesas para los invitados, que en ocasiones los mismos organizadores del catering se suelen encargar de todo. ¿Lo mejor? Como ya te contamos, no habrá que estar desplazándose entre la ceremonia y el banquete, ¡y os sentiréis como en casa!

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!