Celebrar una boda en invierno, diferente y atrevido

Casarse en invierno puede suponer para muchos sacar los pies del tiesto, pero cada vez son más los que se enfrentan al frío y a las diferentes condiciones del ambiente para celebrar una boda que no tiene nada que envidiar de lo que solemos ver en el resto de las estaciones del año.

No es necesario que te guste la nieve, casarse en invierno es una decisión diferente y atrevida pero que supone para los novios una serie de ventajas que desde luego, son a tener en cuenta. Celebrar una boda en invierno y bien organizada es un espectáculo, y más aún si tenemos en cuenta que el invierno es la única estación que está situada fuera de la temporada alta de bodas, con el consiguiente ahorro económico. 

Elegir un tema, una decoración

boda-en-invierno-rustica

La boda en invierno no tiene que ser necesariamente un escenario frío, de colores apagados y dependiendo la zona con nieve abundante. Por ejemplo, casarse en invierno en Soria o Madrid dista mucho de lo que sería celebrarla en Málaga. En ambos casos la decoración va mucho más allá de lo tradicional en verano o primavera, ofreciendo a su vez paisajes diferentes y únicos que marcarán la diferencia en el álbum de fotos.

Por supuesto celebrar una boda en invierno abre el camino a una celebración en entornos rurales, como casas rurales o en pueblos de interior. Lugares como Sierra Nevada en Granada o Formigal en Huesca son perfectos para una boda muy invernal, en plena nieve y en un entorno también rural.

Un vestido mucho más especial

vestido-novia-invierno-2014

Para celebrar una boda en invierno es imprescindible elegir un vestido de novia de temporada, adaptado a las bajas temperaturas y no por ello menos elegante o bonito. Mangas largas y el uso de abrigos o toreras permiten estar bien abrigada durante el momento más bonito de la boda y estar cómoda en el banquete.

Estos vestidos de novias suelen conjuntar muy bien con recogidos altos y medios, que no interfieren en los accesorios de abrigo y ayudan a estar más cómoda. Aprovechando la esencia del invierno, se pueden añadir pequeños y discretos accesorios de tonalidades azul o incluso azul cielo, que conjugan muy bien con un entorno de aspecto frío e iluminación cálida.

También se ahorra

boda-en-invierno

Como ya hemos dicho, celebrar una boda en invierno son beneficios para el bolsillo. Y es que las reservas, la celebración, el banquete y por supuesto el alojamiento son mucho más baratos fuera de temporada alta, aproximadamente desde abril hasta finales de octubre. Las diferencias de precio van más allá del 30%.

Soy una apasionada del mundo de las bodas, de las novias y novios. Me encanta informar a todos nuestros visitantes de las novedades de este sector.

Soy una apasionada del mundo de las bodas, de las novias y novios. Me encanta informar a todos nuestros visitantes de las novedades de este sector.

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!