Celebrar una boda y casarte al aire libre, pros y contras

Casarse al aire libre es una de las experiencias más bonitas y atractivas que se pueden llevar a cabo en pareja. Y es que cada vez son más las parejas que apuestan por celebrar su boda durante un día soleado y dejan atrás los lugares y espacios cerrados, decidiéndose por parques, fincas, salones de boda abiertos… son muchas las opciones que se postulan como alternativa a lo más tradicional. Hoy, vamos a hablar de esta tendencia que desde luego no pasa desapercibida.

Celebrar una boda al aire libre tiene muchas ventajas como ya te imaginas, pero tiene también algunos contras y de una manera u otra, te obliga a tener un “plan B” asegurado. A diferencia de una boda celebrada en una Iglesia, en un Ayuntamiento o en un sitio cerrado, las bodas al aire libre dependen claramente de la climatología y del tiempo. Porque si planeas una boda durante meses o incluso un año, y llega el día final y resulta que hace un tiempo de perros… ¡todo se va al traste! Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de decidir celebrar una boda al aire libre. ¿Sabes cuáles son?

Elige una fecha que te asegure el buen tiempo

Boda en el jardin

Es obvio que al fin y al cabo, incluso en verano es posible encontrarnos con un día lluvioso o que un día haga más fresco de lo normal, pero está claro que no es lo mismo fijar una fecha para la boda a inicios de la primavera, o en pleno ocaso del otoño, que en verano durante los meses de julio o agosto, por ejemplo. Para escoger una fecha para casarse al aire libre hay que centrarse solo en el verano, donde es prácticamente imposible que llueva o haga mal tiempo -siempre dependerá de donde estemos, ¡claro!-.

Instalar una carpa es fundamental

Si decidís organizarlo todo por vuestra cuenta incluyendo el catering, es obligatorio instalar una carpa de dimensiones adecuadas al menos para la zona de la cocina y preparación de todo lo necesario para atender a los invitados y a los recién casados. También es recomendable alquilar una carpa grande en la que alojar a los invitados y pasar la ceremonia si el lugar de la celebración tiende a ser húmedo, o hay riesgo de que no esté todo en perfectas condiciones el día de la boda… te asegurará que el día no se fastidie si hay lluvia o viento.

Apostar por un salón de boda abierto nunca falla

boda-jardin-3

Muchas parejas que deciden casarse al aire libre no optan por organizarlo todo ellos mismos, lo hacen de la misma manera que cuando contratan un salón de boda tradicional, pero apuestan porque se lo organicen en el mismo lugar de la ceremonia. Hay muchas empresas con lugares especiales para boda, castillos antiguos, fincas… todas adaptadas y preparadas para poder dar el “Sí quiero” al aire libre bajo el Sol, tomar unas tapas y entremeses al aire libre y posteriormente pasar a comer a un salón cerrado donde nada pueda molestar.

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!