Cinco tipos de persona que se interpondrán en tus planes de boda.

Si hay un día que marcamos en el calendario de nuestras vidas como uno de los más felices de ésta, ese es sin duda el de nuestra boda. Planeamos el gran acontecimiento con toda la ilusión del mundo, y esperamos que ésta se contagie nuestros amigos y familia y les empuje a volcarse con nosotr@s en esta empresa. Desgraciadamente la vida no es un camino de rosas y habrá personas de nuestro entorno que, lejos de sernos útiles, se convertirán en una fuente de estrés, frustración y, en definitiva, quebraderos de cabeza.

Para todos aquell@s que tengáis que soportar la presencia de personas que se interpongan entre vosotr@s y el altar, hoy queremos compartir unos cuantos consejos que os ayudarán a lidiar mejor con estas “piedras en el camino” (dicho desde el cariño y el respeto, por supuesto). Continúa leyendo si te interesa aprender a gestionar mejor las intromisiones.

 

La suegra entrometida

Sería injusto decir que todas las suegras se ajustan al estereotipo negativo con el que carga esta figura, pero las hay. Son madres muy sobreprotectoras con sus hijos o simplemente demasiado egoístas como para asumir que puedan compartir su vida con alguien más. Si has tenido la mala fortuna de toparte con este tipo de suegra sé diplomátic@: intenta acercar posturas y hacerle comprender que el hecho de que su hij@ se case no quiere decir que vaya a perderle para siempre; haz que se sienta bienvenida en tu vida pidiéndole opinión y consejo. Tu suegra debería apreciar esos detalles y sentirse incluida en vuestro proyecto de futuro (dentro de unos límites, por supuesto).

Eso sí: si, a pesar de tus esfuerzos, se niega a cambiar su comportamiento, no te dejes mangonear. Una cosa es poner de tu parte para mantener una buena relación y otra muy diferente dejarte tratar como un felpudo.

La dama de honor sosa

Tal vez haya alguna prima o amiga lejana de la familia con la que sientas el deber de ofrecerle ser dama de honor y que ésta, aunque acepte la propuesta, no esté especialmente entusiasmada con la boda o no se implique tanto como otras damas. Si tienes que lidiar con alguna dama de honor así, la solución no es mandarla a paseo, sino hacer que se sienta más integrada en el grupo. Preséntale al resto de damas, invítala de vez en cuando a quedar con el grupo y procura que haga buenas migas con las integrantes. Si esta dama de honor traba buena amistad con el resto, seguro que se emociona más por tu gran día y se implica más en los preparativos.

La hermana soltera

Tu hermana y tú habéis sido compañeras de viaje durante toda la vida, y el hito que supone tu boda no es una excepción. Sin embargo, es posible que, si está soltera, se sienta eclipsada o incluso celosa. Para evitarlo, procura que se sienta especial y que su opinión importa, aunque sea tu gran día.

No hace falta decir que este apartado es válido para ambos géneros.

El padre frustrado

Puede que tu padre no esté muy preocupado por los detalles de la boda, pero sí por los costes. Antes de que te acabe sacando de quicio, recuerda que sólo es precavido por tu bien. Implícale más en los preparativos para que entienda mejor qué es lo que quieres para tu boda y los gastos que ello conlleva. Comprométete a no pasarte demasiado con el presupuesto sin renunciar a una buena ceremonia.

 Los amigos olvidadizos

Una vez enviadas las invitaciones los novios estaréis condenados a que algunos de vuestros amigos no os den su confirmación. Es frustrante, pero recordad que es su responsabilidad, no la vuestra. Si realmente necesitáis las confirmaciones, pedid ayuda para conseguir respuesta. Los invitados que realmente se preocupan por vuestro gran día responderán tarde o temprano, así que tened paciencia y disfrutad de la planificación del día más importante de vuestras vidas.

 

Estas son algunas de las típicas personas que pueden poneros palos en las ruedas a la hora de preparar vuestra boda. ¿Habéis tenido que lidiar con alguna? Recordad que podéis compartir vuestras impresiones y experiencias en comentarios y que, aunque en el artículo se hable generalmente en femenino, estos estereotipos no están atados al género.

Fuente: Fourmine.com

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!