Llegar a la boda en el coche familiar está de moda, ¿sabes por qué?

Uno de los momentos más bonitos y esperados del día de la boda es ver llegar a la novia y caminar lentamente a través de la alfombra roja o de la entrada de la Iglesia hasta el altar. Son momentos únicos que se recuerdan siempre con gran cariño, desde la tradicional espera que se debe llevar a cabo, hasta que aparece la novia en vehículo y baja lentamente ayudada -siempre que es posible- por su padre, para caminar cogida de su brazo para acabar dando el “Sí quiero”.

Un álbum de fotos muy especial

Visto así, es obligatorio llegar con elegancia y que desde luego llame la atención, ¿no crees? Son muchas parejas las que optan por un coche de caballos, otras por alquiler coches antiguos de época, coches deportivos, limusinas… son multitud de opciones entre las que se puede elegir, pero hay una que cada vez está poniéndose más de moda y tiene una carga sentimental alta… y no es otra moda que utilizar el propio coche familiar, de la novia o de la pareja, para que ésta llegue hasta la ceremonia. Estamos de acuerdo en que no siempre se tiene un coche de aspecto perfecto o ideal para este momento, al menos no al nivel de coches de alquiler para bodas, pero la carga emocional acaba por decantarse, y existen razones para ello.

La principal razón es el álbum de fotos de la boda, que recordemos es para toda la vida y albergará momentos vividos de manera exclusiva, únicos e irrepetibles. Por ello, muchas parejas que tienen un coche al que le tienen cariño, o por ejemplo el coche de su padre con el que éste lleva muchos años con él, suele ser una mejor elección que un coche de lujo de alquiler, aunque visualmente no sea tan espectacular. Y es que cuando pasen años, incluso décadas, no es lo mismo ver el álbum de fotos con los nietos y pasar sin mucho miramiento las fotos en las que aparezca la novia con el coche o el carruaje, a que sea el coche de la familia o el de un familiar cercano. ¡Traerá muchísimos recuerdos! Y muchas historias para contar, por supuesto. Visto así, está claro que es una tendencia que tiene razones de sobra para estar creciendo.

Opciones para todos los gustos

Está claro que sobre gustos no hay nada escrito y que siempre puede pasar que el coche de la familia o el que la pareja tenga en propiedad no esté en condiciones, o simplemente no se le tenga estima alguna. Lo ideal para llegar a la boda antes de casarse siempre es un coche lujoso y también espacioso, que permita a la novia desplazarse sin que sufra inconvenientes en el vestido, en el peinado… el carruaje de caballos, por ser descapotable -casi siempre-, es más recomendable para los novios en caso de que se tengan que trasladar en una distancia corta desde el lugar de la ceremonia hasta el banquete.

La importancia del libro de visitas en el día de la boda

¿Qué sería de una boda sin los invitados? Está claro que los invitados son junto con los novios y la familia de éstos, la verdadera alma de la celebración de la boda y los que más diversión y grueso de visitas supone en la ceremonia. Ya sean amigos, familiares lejanos, invitados del trabajo… los invitados de boda siempre son una parte fundamental de la misma, y está claro que guardar también un buen recuerdo de ellos es fundamental para conservar en la memoria un día de boda perfecto.

En BodaNovia hemos hablado de muchas formas para tener a los familiares e invitados llenos de diversión y entretenimiento durante la boda, y está claro que se lo pasarán en grande, pero… ¿cómo guardar un grato recuerdo de todos ellos más allá del álbum de fotos de boda? Un libro de visitas para boda con el fin que los invitados y también para los familiares dejen sus mejores recuerdos y un testigo de que estuvieron en aquel día, a través de su puño y letra, y dejando constancia para la eternidad.

Elaborar un libro de visitas para el día de la boda es un paso obligado para las parejas que quieran tener el máximo número de recuerdos posibles de los invitados. Porque está claro que el álbum de fotos es único y perdura en el tiempo, pero siempre habrá algún invitado que se escape de las fotos, o que simplemente quiera transmitir algo más que su presencia para que los recién casados lo recuerden en adelante. El libro de visitas de la boda también es clave para guardar los mejores deseos de los familiares. Una frase, solo unas palabras, o incluso dibujos, formarán parte del día más importante de la pareja hasta el fin de los tiempos.

Hay muchas formas de entender un libro de visitas

Postales libro de visitas de boda

Hay muchísimas formas de preparar un libro de visitas para boda. No tiene que ser un libro de texto en el que en cada página los invitados escriben una opinión o plasman lo que se les pasa por la cabeza… ¡en absoluto! En BodaNovia somos amantes de lo original y de buscar nuevas formas de conseguir bodas originales, y ser originales también en el libro de visitas es una manera imprescindible de sorprender a los invitados y conseguir que se diviertan.

Por ejemplo, una alternativa al libro de bodas tradicional es elaborar tarjeteros de diferentes diseños y colores, y especificar unas breves instrucciones para que los invitados que quieran puedan rellenar una tarjeta según sus gustos con los deseos, mensajes personales o lo que quieran, firmarla, y dejarla guardada en un sobre para que los novios puedan conservarla. De esta manera, los recién casados tendrán como recuerdo decenas y decenas de tarjeta con deseos y felicitaciones. También podemos pensar en otras alternativas, como elaborar bolas de papel con el texto y que haya que encestarlas para que los novios puedan guardarlas…

Atractivos imprescindibles que no pueden faltar en el día de la boda

El día de la boda es uno de los más importantes para la pareja -sino el que más-, y desde luego que también debe de ser un gran día para todos los familiares, amigos e invitados que durante el momento del “Sí quiero” y de la ceremonia estarán presentes y disfrutando del amor de la pareja y del gran día que queda por delante. Visto así, está claro que tener varios atractivos para la pareja y para los invitados en el día de la boda es un imprescindible para que todos se lo pasen bien, y también para tener entretenidos a los más pequeños.

Durante estos últimos años hemos ido viendo tendencias que han aparecido para quedarse, y es que lo que hasta hace unos años parecía extravagante y en ocasiones fuera de lugar, hoy día es ya toda una costumbre en las bodas y ceremonias y ofrecen mucha diversión desde los más mayores hasta a los más pequeños. Por ello, te traemos hoy unos sencillos pero imprescindibles atractivos que no pueden ni deben faltar en la ceremonia.

La famosa fuente de chocolate

Fuente de chocolate blanco boda

Hay que reconocerlo, no hay un buen banquete de boda si no tiene una fuente de chocolate lista para todos sus invitados. Tendencia desde mediados de la pasada década, la fuente de chocolate hace las delicias de todos los invitados y permite disfrutar del chocolate a través de muchas formas, sabores y colores. Las fuentes más modernas incluyen tanto chocolate como chocolate blanco, perfecto para todos y con multitud de golosinas, dulces y aperitivos para mezclarlos en la fuente y pasar un largo rato de diversión y entretenimiento. Pensada para el banquete, será un largo entretenimiento sobre todo para los más jóvenes.

Animadores para los niños

Entretener a niños en boda

En una boda en la que habrá muchos niños es muy recomendable dedicar zonas de diversión especialmente para niños, con animadores contratados que puedan entretenerlos y se ocupen de ellos para que los adultos puedan divertirse y estar más a su aire mientras que los peques se lo pasan en grande en un ambiente especial para ellos. En banquetes de boda abiertos, se pueden instalar incluso atractivos como colchonetas o pequeñas atracciones hinchables que harán que los niños estén tanto divirtiéndose, como entretenidos.

Un photocall muy grande

Los photocall o zonas de fotografías han llegado para quedarse. Una tendencia que llegó desde Estados Unidos y que se ha implantado en cuestión de muy poco tiempo y que es todo un núcleo de diversión y risas tras el banquete de la boda. Los photocall son muy fáciles de organizar, tan solo hay que dedicar un espacio abierto para la toma de fotos, y diseñar carteles y dibujos que utilizar a la hora de hacerse fotografías no solo con los novios, sino también entre amigos, invitados y familiares… la diversión estará garantizada y el entretenimiento también, sobre todo para aquellos que no vayan a utilizar la barra libre o busquen algo más de tranquilidad.

Motivos para celebrar una boda en una casa rural

Hay muchas formas y lugares donde darse el “Sí quiero” y pasar un día en grande con la familia, amigos, y todos los invitados que la pareja quiera que estén presentes en el que hasta la fecha, será el día más importante de sus vidas. Por ello, existe un amplio abanico donde elegir dónde y cómo casarse, y está claro que sobre gustos no hay nada escrito. Pero si hay una opción que cada vez gusta más y cautiva más a las parejas, es la posibilidad de celebrar una boda en una casa rural.

Hoy vamos a hablar sobre las ventajas que tiene celebrar una boda en una casa rural, las parejas que deben plantearse esta opción y las que no, y también de cuándo es recomendable por invitados y familiares pensar en esta opción de casarse, y cuando es mejor pensar en otras alternativas.

El paisaje y la belleza de la casa rural no tiene rival

Novios cortan tarta

Está claro que no es lo mismo celebrar el banquete de boda en un salón de bodas tradicional, amplio y en muchas ocasiones moderno y de un diseño global más o menos estándar, que pensar en un amplio salón de una casa antigua o de una casa rural de aspecto campestre y de una belleza tradicional enorme. Las casas rurales y fincas para bodas son idóneas para las parejas que busquen un entorno muy acogedor y diferente a lo habitual. Aquellas parejas que quieran un álbum de fotos único y que parezca sacado de una boda de otra época, optar por una casa rural es una de las mejores decisiones que se pueden tomar.

Facilidades para los invitados… siempre que no sean demasiados

Celebrar una boda en una casa rural o una finca para bodas supondrá mayores facilidades tanto para la pareja como para los invitados, y es que esta modalidad de celebrar una boda siempre es más tradicional y permitirá que familiares directos o amigos que llegan desde lejos, puedan dormir en la misma casa y no tengan que marcharse a un hotel en ocasiones a altas horas de la madrugada, no teniendo que conducir ni estar preocupado por ello. Una idea a tener muy en cuenta ya que además, las casas rurales para bodas son perfectas para celebrar bodas que no son muy numerosas. A menos que sea una gran finca o una casa muy grande, no son recomendables para bodas en las que haya gran cantidad de invitados, por los problemas que pudiese haber de espacio. Es muy importante valorar antes de tomar una decisión el lugar, la capacidad de alojamiento, y escoger siempre la opción adecuada.

Como estar en casa

Pareja boda cóctel

Debemos reconocer que celebrar una boda en una casa rural -que puede ser hasta particular- tiene más ventajas que inconvenientes, y la diferencia respecto a estar en un salón de bodas es grande, mayormente por el ambiente acogedor y la sensación de estar en la misma casa de uno. Sentirse perfecta y plena el día de la boda es fundamental, y una casa rural puede ofrecerlo y con mayúsculas.

Vivir juntos antes de casarse, una muy buena idea

Casarse supone dar el paso en pareja más importante en la vida de ambos, y es que supone llevar a cabo un compromiso de fidelidad y compañía que teóricamente debe durar toda la vida, y que se presenta como el nexo de unión a través del amor y del respeto. Claro que, nadie quiere casarse con quien no quiere pasar el resto de su vida… ¿no crees? ¿Cómo descubrir y saber, al cien por cien, que tu pareja es aquella persona con la que quieres comprometerte hasta el resto de tus días?

Antiguamente y hasta hace no mucho, los novios comenzaban a vivir juntos una vez se casaban y era tras darse el “Sí quiero” cuando comenzaban a convivir juntos y a tener una vida en la que los dos estaban siempre bajo el mismo techo. Sin embargo, como todo en esta vida, puede pasar que con el tiempo de la convivencia comprobéis que no todo era tan bonito como parecía, y que hubiese sido mejor probar antes… y viviendo en una época tan moderna, vivir juntos antes de casarse sí, es una muy buena idea.

Lo más normal del mundo

Pareja en el sofá

Lo que antes era algo anormal y extraño hoy es lo más absolutamente normal. Una pareja tiene todo el derecho del mundo a convivir incluso durante años antes de dar el paso definitivo de casarse y celebrar la boda. Tanto es así, que para muchos invitados puede llegar a sonar incluso extraño recibir la invitación de la ceremonia, alegando cosas como que… ¿no estaban ya casados? Es cierto que de una manera u otra, no es la misma excitación casarse en un estado más inicial de la relación que cuando ya se lleva viviendo juntos durante años y se puede decir que está todo vendido, pero igualmente puede llegar a ser muy bonito y sin duda será un día extraordinario.

¿De verdad cambia todo estar casado?

¡Por supuesto que sí! Casarse supone, como ya hemos dicho, un gran antes y después en la vida de la pareja. Claro que es muy diferente comenzar a convivir tras casarse a llevar ya un tiempo o varios años, en los que el paso puede ser menos brusco de lo inicialmente previsto. En el caso de las parejas que llevan ya como pareja de hecho durante años, celebrar la boda supone también un punto de inflexión ya que además de casarse, celebran la luna de miel como si fuesen recién casados -nunca mejor dicho- y esto ayuda a desconectar de la rutina y de la vida diaria, haciendo hincapié en la relación y sirviendo de bálsamo para afrontar la nueva etapa con mucha más fuerza y cariño.

Ideas para no tener una luna de miel muy costosa

Casarse es de por sí uno de los pasos más importantes que se da en la vida. Y es que supone un compromiso en ocasiones hasta que la muerte ponga fin, y es el enlace confirmatorio de que la pareja y el noviazgo han dado paso a una forma mucho más formal, bonita y duradera. Viéndolo así, es obvio que la luna de miel posterior a la ceremonia debe de estar a la altura, pero… ¿cómo conseguir tener una luna de miel espectacular sin que ello suponga un gran desembolso económico?

Muchas parejas deciden pasar la luna de miel a miles de kilómetros de distancia, como puede ser una isla en el pacífico, el Caribe… pero, ¿realmente hace falta irse tan lejos para disfrutar de una luna de miel apasionante y que esté a la altura de vuestras expectativas? ¡En absoluto! Bien organizada no tiene porqué ser necesario siquiera salir del país, siempre hay rincones y lugares muy bonitos y llamativos en los que pasar unas semanas de descanso y de ensueño. Porque no hay que olvidar que el objetivo de la luna de miel es descansar de todo el trabajo y esfuerzo de la preparación de la boda y la ceremonia -que en ocasiones dura incluso más de un año-, y también pasar unas semanas inolvidables que den pie a una vida que para muchos pasa a ser completamente nueva, e implica nuevos retos, compromisos y decisiones en común.

Lugares con encanto

Luna de miel económica

Antes de elegir el destino ideal para la luna de miel es importante que la pareja se siente y hable sobre lo que le gusta a cada uno, y buscar destinos idóneos o paquetes de viaje que sean acorde a los gustos de ambos, y procurando que no sea muy lejos de donde vivan. Está claro que salir al extranjero y visitar otros países y otras ciudades con mucha fama mundial como puede ser Roma o Italia siempre es un plan de éxito asegurado, pero también pueden serlo ciudades de España por ejemplo que, curiosamente, muchos extranjeros deciden visitar en su luna de miel.

Destinos como las Islas Canarias, por ejemplo, suelen ser mucho más asequibles en otoño e invierno dado que no es temporada alta. Es una opción ideal para las parejas que busquen destinos de playa o costeros y tengan la boda en épocas frías del año. De esta manera, el buen tiempo y la playa estarán asegurados sin tener que recurrir a casarse en verano y pagar más por la temporada alta.

Reservar con mucha antelación puede ser una buena idea, pero…

Luna de miel económica

¡Cuidado! Las reservas de paquetes de viaje de luna de miel no suelen ser cancelables y aquellas que se reservan incluso con tres o cuatro meses de antelación pueden jugarte una mala pasada si hay un problema de última hora. Si decidís realizar una reserva de este tipo, es conveniente que tengáis muy claro que en esas fechas tendréis disponibilidad total, y que el destino en concreto no sea propenso a tener problemas meteorológicos por la época en concreto. Porque a nadie le gusta una luna de miel con muy mal tiempo… ¿no crees?

Razones para incluir sorbetes de fruta en el banquete de boda, ¡no pueden faltar!

Los sorbetes de fruta son casi una innovación en los banquetes de boda que no llevan muchos años entre nosotros, pero lo cierto es que es una tendencia que se ha expandido como la espuma y motivos para ello no faltan… porque los sorbetes de frutas tienen muchas ventajas y cumplen un papel fundamental en los banquetes de boda, ¿sabes cuál es?

Hoy día en todo buen banquete de boda lo normales que entre el primer y segundo plato nos encontremos con que los camareros nos atienden con un sorbete de limón o de otro sabor ácido, como puede ser de fresa y lima. Puede parecer a priori que no tiene sentido… ¡pero lo tiene! Porque el sorbete de limón permite eliminar el sabor del primer plato de la boca y además, cumple la función de eliminar pesadez del estómago y que se pueda disfrutar del segundo plato igual que se disfruta del primero, sin estar pesado o sin tener ya esa sensación de estar mezclando sabores. Pero yendo más allá, ¿qué más usos podemos darle a los sorbetes de frutas?

Antes del postre, ideal para disfrutar mejor

Sorbete de limon para boda

Tras el segundo plato y haber terminado con todas comidas a excepción del postre, tomar un sorbete de cava por ejemplo es perfecto para allanar el camino y disfrutar completamente del postre, que en ocasiones puede estar relacionado con el tipo de sorbete. También es tradicional tomar un sorbete de limón como pre-postre y tomar de postre un pastel de mousse de limón y nata, uniendo sabores y consiguiendo una muy grata experiencia a la hora de degustar ya la última comida antes de pasar a disfrutar de la fiesta. Pero ojo, porque también hay más posibilidades… a cada cual más interesante.

Sorbetes de frutas del bosque y mango, ideales para después del postre

Sorbete de mango para boda

Tras haber tomado los diversos platos del banquete, sorbetes entre medio, disfrutar de aperitivos y del postre, lo normal es estar completamente lleno y tener incluso pereza para levantarse de la silla… y menos aún de ponerse a bailar. Es aquí donde entra el papel de segundos postres hechos a base de sorbete. En este momento es muy interesante jugar con sabores más exóticos y menos ácidos que el de limón, ya que el objetivo es disfrutar del momento pero también aligerar la sensación de pesadez. Un sorbete de frutas del bosque o un sorbete de mango, por ejemplo, cumplen a la perfección esta función y se comportan como un ideal para dar vía libre a disfrutar de sensaciones muy agradables que gustan a todos y que sientan muy bien antes de tomar bebidas en la barra. A diferencia de los que van entre platos o antes del postre, que se toman en copa con pajita, el último sorbete que va tras el postre se suele tomar en copa grande y con cuchara, teniendo una consistencia más sólida y en ocasiones acompañado de fruta real.

Pros y contras de casarse por la tarde

Uno de los detalles más importantes y que desde luego es imprescindible para comenzar a preparar la boda es la elección de la hora a la que se celebrará la ceremonia. Y es que no es lo mismo celebrar una boda por la mañana, como ya te contamos, a decidir llevar a cabo el “Sí quiero” cuando ya ha pasado el mediodía. Si ayer te contamos las ventajas y desventajas que pueden ocurrir al casarse por la mañana, hoy te contamos más acerca de los pros y contras de casarse por la tarde.

No podemos negar que escoger casarse por la tarde va mucho más implicado a horarios de verano y épocas en las que los días son muy largos y suele hacer muy buen tiempo. A diferencia de celebrar una ceremonia por la mañana, casarse por la tarde se traduce en dar el “Sí quiero” cuando ya solo quedan unas horas de Sol, y sabiendo que es ahora cuando realmente el día está empezando. Claro que, ¿cómo decidirse por este horario?

Ideal para épocas de verano

Casarse por la tarde es perfecto si la fecha de la boda está fijada para el verano o en general para épocas muy calurosas del año. Al ser a última hora de la tarde o cuando ya ha pasado el mediodía, las horas de más calor habrán pasado y se estará más a gusto y más tranquilo. Importantísimo para que tanto los novios y los invitados. Yendo más allá, celebrarla en la época de verano significa también que los días son mucho más largos y las noches frescas pero no frías, un clima perfecto para disfrutar la boda desde que arranque hasta que termine.

Más facilidades para los invitados… y los novios

Casarse por la tarde suele ser más llevadero para los invitados, especialmente para aquellos que llegan desde lejos o tienen que realizar un viaje de media distancia. Celebrar una boda, por ejemplo, a las 7 de la tarde, implica que los invitados tienen casi todo el día por delante para prepararse y llevar a cabo el viaje, sin tener que salir el día antes y hacer noche en un hotel. De esta manera, se reduce a una sola noche la que tienen que pasar fuera de sus casas. Además, a diferencia de celebrar la boda por la mañana, los novios no tienen que madrugar tanto y tienen toda la mañana para prepararse y arreglarse tranquilamente a expensas de que pueda surgir algún contratiempo, con tiempo suficiente para arreglarlo.

La fiesta acaba… ¿demasiado tarde?

Quizás la mayor desventaja es que la fiesta comienza tarde y obviamente, terminará muy tarde. Demasiado para algunos de los invitados -sobre todo los que tengan salud delicada o sean mayores-  y teniendo en cuenta que éstos no estarán mucho tiempo como asistentes al banquete y la fiesta posterior. Es precisamente aquí donde casarse por la mañana se pone por delante, ya que en este ultimo caso, se tiene todo el día y parte de la noche para disfrutarlo con todo el mundo, mientras que empezando a última hora de la tarde, hay que tener más aguante y saber que la fiesta acabará casi con el amanecer.

Página 1 de 4712345...102030...Última »