Cómo decidir el presupuesto para el anillo de compromiso.

Una de las cuestiones más importantes a la hora de elegir un anillo de compromiso y que puede llegar a ser un factor limitante es decidir cuánto puedes permitirte gastar en éste. Se suelen decir muchas cosas sobre cuál es el gasto ideal en un anillo: dos o tres meses de sueldo, el máximo que te puedas permitir, tanto o tan poco como sea posible… Hoy vamos a analizar estas ideas preconcebidas con el objetivo de ayudarte a averiguar qué elección se ajusta más a ti.

 

El límite está en el cielo

La opción más fácil a la hora de elegir un anillo es emprender una huida hacia delante y gastar una salvajada en tu anillo de compromiso. Al fin y al cabo, cuanto más grande sea el diamante, más la amas, ¿verdad? FALSO. Los diamantes, aunque no dejan de ser una pieza importante del puzzle, no son más que algo que hay encima del anillo, y sólo por que una piedra sea de diez quilates no tiene por qué quedar bien en cualquier dedo. De todas formas, si tu presupuesto es realmente ilimitado céntrate en otros factores diferentes al tamaño. Un anillo de compromiso de tres o cuatro quilates es más que suficiente para la mayoría de mujeres, así que cuida más aspectos como el corte, el color o la claridad.

En resumen, si tu presupuesto llega hasta el infinito y más allá, inviértelo en detalles como la forma, el corte, el color y la claridad; no es necesario que todo vaya destinado a un diamante gigantesco. El anillo debería sorprenderla y demostrarle que has sido cuidadoso a la hora de elegir uno que encaje con su personalidad.
imageedit_11_9918651934

Los diamantes son inútiles. ¿Para qué gastar tanto?

Esto no es del todo cierto. Los diamantes tienen valor, tanto tangible como intangible. Son símbolos de amor, estatus. lealtad, complicidad, afecto y básicamente todo lo relacionado con lo que supone una relación para toda la vida.  En cuánto a valor económico, es cierto que comprar un diamante sólo con la intención de obtener rendimiento económico supone una inversión arriesgada, pero lo más probable es que su valor aumente con el tiempo.

Como conclusión, un anillo de compromiso tiene valor económico y sentimental, así que, si bien no es necesario hacer un desembolso que te deje al borde de la bancarrota, tampoco debes racanear con la excusa de que carece de utilidad.

El gasto ideal es el equivalente a dos o tres meses de sueldo

Una cantidad estandarizada (y bastante popular en países anglosajones), y también un mito. Realmente, si tienes ingresos medios, tienes que pensar detenidamente si tu estilo de vida es acorde a éstos. ¿Qué es lo que quiero decir? Que si tu modo de vida y tu presupuesto no te permiten gastar dos o tres meses de tu salario en un anillo, no lo hagas. Con menos dinero también puedes comprar un anillo precioso que le encantará, así que adáptate al presupuesto del que dispones. Ya tendrás tiempo de ahorrar para comprar un anillo más caro en el próximo gran evento de vuestra relación.

Lo importante es que ambos estéis contentos con el resultado, así que, si dispones de poco presupuesto, la clave está en poner en una balanza qué es más importante: si es el tamaño del diamante, recorta en el color; si es el brillo, escatima en el tamaño de la pieza. Sopesa en que te compensa invertir más o menos hasta que encuentres un equilibrio en las características de un anillo que te puedas permitir.

imageedit_18_8801687624

En definitiva, gasta lo que te puedas permitir, ni más ni menos. Lo más importante es que encuentres esa zona de confort que te haga sentir cómodo a la par que confiado con tu elección. Y si este artículo te ha ayudado a decidir el presupuesto para tu anillo de compromiso pero no sabes qué clase de anillos hay, puedes visitar esta entrada anterior en la que hablamos de las tendencias actuales.

 

Fuente: Fourmine.com

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!