Cómo elegir la luna de miel

Una de las mejores cosas que tiene casarse es preparar la luna de miel: pasar horas hablando con tu pareja estableciendo las posibilidades, saber que todo lo bueno no se acaba con la fiesta, sino que luego vienen días para pasarlo bien, relajarse, tener tiempo para vosotros dos en exclusiva, pensar en todo lo que ha pasado y asumir vuestra nueva etapa juntos.

Eso sí, hay varias cuestiones que despejar en torno a cómo elegir la luna de miel.

¿Dónde irías en la luna de miel de tus sueños? Es posible que te imaginaras en las Maldivas, Bali o cualquier otro destino paradisíaco similar. Es mejor que tengas los pies sobre la tierra. Si no hay manera de ajustarlo al presupuesto, seguro que encuentras destinos más ajustados a tus posibilidades igualmente sorprendentes.

¿Cuánto puedes gastar? Es mejor que esta discusión la tengáis los dos juntos y os mostréis razonables. Es posible que tengáis puntos de vista diferentes, pero seguro que sois capaces de llegar a un acuerdo sobre cuánto podéis gastar. Y es mejor que lo hagáis sin tener en cuenta los regalos que creéis podéis recibir en la boda, porque puede que os llevéis una sorpresa desagradable.

lunademiel4

¿Cuánto tiempo podéis estar fuera? A la hora de elaborar el plan, es mejor que tengáis muy presente el tiempo que vais a ausentaos de vuestros trabajos, desatender asuntos familiares, etc. Lo recomendable es no estar menos de cinco días, y dejar por lo menos 24 horas de por medio entre el día de la fiesta de vuestra boda y el tomar el avión. Necesitaréis descansar, y ambos merecéis iniciar vuestra luna de miel con las pilas cargadas.

¿Qué tipo de luna de miel quieres? Esto es lo que cuesta más decidir. Hay cientos de destinos a lo largo y ancho del mundo que no habéis visto y que es probable que ni os plantéis volver a ver (aunque no se sabe nunca).

Todo depende de vuestros gustos. Sigamos viendo cómo elegir la luna de miel.

1. Amantes de la playa

Los hoteles resort son los más deseados. Es como estar en el paraíso: arena blanca y fina y que nos lo den todo, sin tener que preocuparnos por nada… mas que poderlo pagar, que ya es mucho.

Merece la pena que os lo plantéis si os imagináis con los pies llenos de arena y una bebida fría en la mano, mirando al mar azul. La Riviera Maya o Punta Cana son destinos exóticos recurrentes, pero seguro que más caros que las Islas Griegas, Córcega o el Cabo de Gata en Almería. Son destinos que también te encantarán y a un precio menor.

lunademiel1

2. Aventureros

Si lo vuestro es descubrir mundo con unas buenas zapatillas deportivas y una mochila a cuestas, desde luego la luna de miel os unirá aun más. Disfrutaréis de vuestra afición y de vuestro amor de recién casados.

Las Montañas Rocosas de Estados Unidos, las ruinas del Macchu Picchu en Perú o Nueva Zelanda son algunas opciones. Si prefieres Europa, hay muchas actividades que hacer en los Picos de Europa (Asturias), Sicilia o Escocia. Seguro que te sorprenden.

lunademiel2

3. Para los “urbanitas”

Si te pierde el sightseeing, ni lo dudes. Hay cientos de lugares a los que ir, desde capitales impresionantes a rincones recónditos y cargados de encanto. Ponte ropa cómoda y no te dejes nada atrás.

lunademiel3

¿No lo tenéis claro? No pasa nada. Si todo lo que os contamos os suena bien, si ya habéis cambiado de destino varias veces, podéis plantearlo de otra forma. Hay países capaces de ofrecerte todo lo que te hemos contado, de manera que solo se trata de hacer un tour por el destino. Del total de días, dedicad unos cuantos a una cosa y otros tantos a otra.

Otra opción a barajar es la del crucero. Sale barato si tenemos en cuenta que está incluido alojamiento, comidas, transporte y varias localizaciones en el mismo viaje.

¿Os han ayudado nuestros consejos sobre cómo elegir la luna de miel? ¡Ahora a disfrutarla?

Fuente: http://www.weddingpartyapp.com/ y propia.

Fotos: https://pixabay.com/

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!