Consejos para llegar radiante al día de tu boda

Organizar una boda lleva muchísimo trabajo, nervios, situaciones imprevistas, soluciones de última hora… y es que si bien es cierto que preparar la boda puede llegar a tardar incluso un año o más, son los meses previos al día de la ceremonia cuando los nervios más están a flor de piel, y cuando más evidente se hace notar el estrés, la ansiedad, los miedos a que todo salga mal… ¡no hay que preocuparse! Todo esto es normal, y siguiendo unas sencillas pautas y consejos, las semanas previas al “Sí, quiero” e incluso el mes antes se puede llevar mucho mejor de lo inicialmente esperado. Hoy te proponemos algunos sencillos consejos que si los sigues, te aseguramos que llegarás en plenitud al día de tu boda.

Duerme muy, muy bien

Durmiendo antes de la boda

Dormir es fundamental para recuperarnos del estrés y cansancio diario. Uno de los errores que más se suelen cometer según se va acercando la fecha de la ceremonia es ir restando tiempo de sueño debido al estrés y los nervios que van aumentando según avanza el calendario. Esto es un error gravísimo, ¡no hay que hacerlo! Porque dormir bien es imprescindible para recuperarnos, evitar el envejecimiento, contribuir a tener una mejor salud a todos los niveles, y en general un paso importantísimo para estar fresca y radiante al día siguiente… y esto incluye obviamente, el día de la boda. Está demostrado que dormir retrasa el envejecimiento celular, contribuye a tener buena memoria, y a tener menos ansiedad y estar con más tranquilidad al día siguiente. Sería una mala idea dormir poco el día antes de la boda, ¿no crees? Entre seis y ocho horas es lo mínimo recomendable para dormir al día.

Comer bien y sano

Ensalada antes de la boda

Obviamente comer bien y sano no significa estar comiendo siempre ensaladas o verde… ¡en absoluto! Hay que comer variado y de todo, pero ojo, porque todo tiene un límite y es tan malo no comer como abusar de algún alimento. Por ello, llevar una dieta equilibrada es muy necesario para llevar con buen ritmo los meses y semanas previos a la boda. Incluir frutas y verduras en la dieta es obligatorio, realizar cinco comidas al día, y evitar en gran medida los alimentos procesados, la bollería y las frituras, te asegurará llegar a la boda en un perfecto estado de salud.

¡Ejercicio!

Gimnasia para la boda

No es tan sumamente importante como dormir bien o comer sano, pero lo cierto es que realizar ejercicio físico dentro de las posibilidades de cada una es muy buena forma de tener más energía durante el día, llegar al final del día con más ganas de dormir, quitarse de encima los nervios y ansiedades… apuntarse a clases en un gimnasio, salir a pasear un rato cada día o simplemente bailar, te será de gran ayuda para llegar plena al día de tu boda.

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!