Consejos vitales para tener una tarta de boda perfecta

La tarta de boda es la culminación de todo el banquete de boda, el postre y la puntilla a una cena para la celebración del día más importante de tu vida, y el último paso antes de dar vía libre a la barra de bebidas y la apertura de la pista de baile. También simboliza la foto por excelencia del banquete de novios, y es que no hay una boda en condiciones si los recién casados no cortan el primer trozo de boda juntos, momento que siempre se inmortaliza.

Por ello, una tarta de boda tiene que ser además de sabrosa, atractiva y con un buen aspecto que no olvidemos que después de todo, estará siempre presente en el álbum de fotos. Hoy te damos unos breves pero vitales consejos para que tu tarta de bodas sea perfecta y encante tanto a la pareja de recién casados como a todos los invitados.

Innovar está bien, pero sin excederse

the-story

El fondant es ya una revolución en la repostería y su uso se ha extendido mucho durante estos últimos años llegando a numerosas tartas de boda. Es perfecto para decorar de manera exuberante e increíble la tarta, añadiendo dibujos, escenarios y todo tipo de diseños, pero quizás no es lo más ideal para una tarta de boda que degustarán muchas personas. Las tartas de fondant suelen ser demasiado dulces y no gustan a todo el mundo, y suele hacer más pesada la digestión sobre todo después de una copiosa comida o cena.

 

Las tartas de mousse ligeras, no aptas para la foto

Las tartas de mousse son ideales como postre tras la celebración del banquete de boda. Son muy ligeras y no se hacen pesadas en el estómago, ideal para continuar bebiendo o darlo todo en la pista de baile. Sin embargo por la débil consistencia del mousse no conviene para tartas de muchas alturas y tienden a ceder unos pisos sobre los otros, a menos que la tarta se instale sobre un soporte independiente, lo cual no suele ser lo más atractivo para la foto aunque desde luego la mejor opción si optas por una tarta de mousse de limón, por ejemplo.

La tarta de yema tradicional, una opción versátil y que nunca falla

DSC_1557-1328617929

La tarta tradicional de yema tostada es una opción de éxito seguro con la que no fallarás a ninguno de tus invitados. Es de por sí una tarta muy utilizada en todo tipo de fiestas y por el uso de varias capas de masa o bizcocho puede consolidarse con solidez en varios pisos, creando una tarta versátil y muy atractiva para una foto. Son también ligeras de comer y gustan tanto a grandes como a pequeños, prescindiendo de la acidez del mousse de limón o de la pesadez de la tarta de chocolate.

No todos los cachos se cortan a la vista

En una boda de 80, 100 o más personas, está claro que la tarta de boda no tendrá capacidad suficiente para todos los invitados, y el restaurante siempre cuenta con bandejas independientes localizadas en la cocina repletas de cachos ya cortados. Lo más sensato siempre es cortar por ejemplo una decena de cachos, tiempo suficiente para la foto y para dar de comer a las mesas más cercanas (familiares directos, padres, abuelos…) y que los camareros hagan el resto repartiendo los trozos ya cortados.

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!