Contratar una Wedding Planner, ¿sí o no?

Un Wedding Planner, asistente de bodas, organizador de bodas o como queramos llamarlo, es una figura que tiene origen internacional pero que de hace unos años para acá ha cobrado mucha importancia en la figura nacional y está cada vez más presente en bodas donde el presupuesto no es muy ajustado. Y es que no todas las parejas tienen todo el tiempo del mundo para organizar hasta el último detalle, o simplemente, quieren contratar a un profesional que se ocupe a tiempo completo de que no falle absolutamente nada. Aquí es donde entra la figura del Wedding Planner.

Un buen Wedding Planner se ocupará de todos los detalles, incluso de los que no imaginas. Desde la correcta utilización de los detalles de la boda en el traje del novio, hasta el número de cubiertos a utilizar en las mesas del banquete posterior a la boda. Es un agente fundamental para muchos, pero también es innecesario para otros. La cuestión es… ¿cómo decidir si tu boda necesita un Wedding Planner? Quédate con estos sencillos consejos y pautas para entender por ti misma si crees que en tu boda te vendría bien un organizador profesional que te ayude a crear la boda perfecta, o si de lo contrario, tú misma eres más que suficiente para llevarlo todo hacia adelante.

El tiempo a dedicar es fundamental

Asistente de boda

Es obvio que organizar una boda requiere tiempo, esfuerzo y dedicación. Está claro que no hay nadie mejor que los mismos novios para poner énfasis, calor y cariño en todos los detalles. Sin embargo, se requiere una gran dedicación y no siempre puede ser así. Si los dos trabajan muchas horas diarias, tienen pocos días libres o simplemente tienen la cabeza en otras cosas, está claro que la figura del Wedding Planner es importante. Un asistente no se ocupa de detalles vitales como elegir el sabor de la tarta de boda, pero sí te ayudará a olvidarte de elementos que son importantes pero que pueden estar delegados en terceras personas. No es lo mismo, por ejemplo, pasar un día entero llamando a restaurantes, salones de boda, etcétera, a tener una breve charla con la figura del Wedding Planner y que sea éste el que se ocupe de todo.

Sobre gustos no hay nada escrito

Asistente de boda

Es importante que el Wedding Planner tenga las pautas correctas y necesarias para organizar la boda al estilo de los novios… ¡no es recomendable ceder todo el poder a la asistente! Porque la boda es de la pareja y es ésta la que debe decidir los detalles, colores, imágenes, diseño de las mesas… se deben dar al menos, pautas al Wedding Planner para que lleve todo al gusto de los novios. De no ser así, ¡puede ser un desastre!

El presupuesto será vital

Un Wedding Planner requiere añadir un coste extra en ocasiones importante al importe total de la boda. Hay muchísimos tipos, ofertas y precios diferentes, pero está claro que un asistente de bodas no es recomendable en una ceremonia donde el presupuesto debe de ser lo más ajustado posible. Por otra parte, si el presupuesto permite añadir “extras”, y no tenéis mucho tiempo libre para dedicar a organizar la boda, o simplemente queréis ayuda de un profesional para asegurar hasta el último detalle, la figura del Wedding Planner se os hará fundamental.

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!