Estilos diferentes para tus invitaciones de boda

Tu boda no es un producto que hay que comprar, pero la invitación de boda debe ser atrayente, llamar la atención de aquel que la recibe en sus manos. ¿Por qué? Porque lo hará sentir especial, que es tan importante para ti como para estar presente en uno de los días más bonitos de tu vida, si no el que más. Porque es el preludio de todo lo que está por venir, una celebración cargada de detalles que tú has preparado con esmero, y de los que quieres que ese invitado o invitado sea partícipe.

Como en bodanovia.com queremos ayudarte con todos y cada uno de ellos, en esta ocasión te dejamos estilos diferentes para tus invitaciones de boda.

Rústico

Entre las opciones, la más sencilla y fina es la de usar una simple tarjeta blanca con letras grandes y claras en una tipografía austera, sin florituras. Podría ir insertada en un sobre de papel reciclado, con un sello, real o no, según tengas intención de repartirla en mano o enviarla.

El papel reciclado es también la base de invitaciones al estilo de tarjeta postal. Puedes incluir varias diferentes, en diversos tamaños, que contengan toda la información: detalles de las familias, localización del lugar de la ceremonia y el banquete… Para sujetarlas, un cordel.

rustico1

Una pequeña caja de cartón se convierte en la protagonista de esta idea, que nació en la cabeza de una novia de Nueva York. Los detalles de la están en la parte interior de la tapa, mientras que en la caja incluyó un bonito y sencillo obsequio de regalo. ¿No es genial? ¡Imaginación al poder!

rustico3

Si el estilo que más te gusta es éste, no hay nada más rústico que un trozo de madera para tu invitación. Literalmente. Una novia de Nueva Orleans desarrolló estas ideas con el uso de un cutter láser. ¡Como para decirle que no!

rustico2

Floreado

Va muy a tono con los rústico, por lo que ambos conceptos son fácilmente combinables. Si algo que está de moda en las bodas son las flores. Flores, flores “everywhere”. No solo en los fascinantes tocados de las invitadas, sino en otros muchos detalles como la invitación.

Con su multitud de coloridos y formas, las flores hablan por sí solas. No les hace falta nada más, así que más vale una invitación tipo carta sencilla, con una tipografía que sea lo más “real” posible. O que, directamente, escribáis vosotros directamente, con esmero y paciencia.

floreado3

Las flores caben en diseños suaves, sutiles y sencillos y en otros algo más recargados pero que quedan así de bonitos. En este caso, a las flores se unió no solo una tipografía de lo más acorde y bella, sino también una tira de encaje cogida con un botón y una pluma. Todo un “trabajazo”, pero que viendo el resultado bien mereció la pena.

floreado1

Las flores, como decíamos más arriba, aportan la nota de color a un invitación sencilla. Pueden usarse incluso otros materiales para realizarlas e incorporarlas luego a la invitación, como la tela.

Colorido

Contrastar un color llamativo pero suave, como el azul, al blanco puro o crudo de la invitación es también una gran opción. Añadir detalles como un lazo sobre un fondo diferencia del resto de la tarjeta en la parte superior, como si de un marcapáginas se tratara, es marcarse un tanto desde primera hora.

colorido

El azul es también el protagonista en este ejemplo, que superpone las letras en un fondo compuesto por diferentes tonalidades, como si de un cielo estilo impresionista se tratara. Más fácil, igual de bello.

colorido2

Vintage

¿Te hemos confesado ya cuánto amamos lo vintage? Si no lo has hecho ya, puedes llegar a entenderlo con este ejemplo. Un amor que podría inspirar el arte bien vale una invitación estilo cartel de espectáculo y tickets para verlo. Para asistir, en este caso.

vintage

Fuente y fotos: theknot.com

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!