Fotos de boda en la Alhambra de Granada

Una persona no se casa todos los días de su vida y, cuando lo hace, no solo quiere que todo salga a la perfección, sino también conservar un bonito recuerdo. Y no solo en corazón, sino plasmado en un álbum con fotos que luego, además, puedan mostrar con ilusión y alegría a todos los que hacen una visita a casa a la pareja.

Por suerte, se ha innovado mucho en las fotografías de boda, desde aquellas estáticas, con simples poses y donde se recogía, sobre todo, y los familiares. Un álbum de fotos ahora es toda una obra de arte, donde cada profesional trata de poner lo mejor de sí para hacer que el resultado sea, sencillamente, perfecto. Se busca la originalidad, se persigue y se encuentra porque cada detalle puede ser fotografiado ese día desde el ángulo correcto. Y, a día de hoy, que es fácil conocer el trabajo de los demás porque basta con buscarlos por Internet, los profesionales ponen el listo muy alto para que los escojas a ellos en un día como el de boda.

Alhambra

Es verdad que, en determinados lugares, no tienen tanto mérito la calidad de la cámara o la creatividad del profesional que se encuentre tras el objetivo aunque, sin duda, es fundamental y será un valor añadido. Hay sitios que hablan por sí solos, y uno de ellos es la Alhambra de Granada. En 2011 llegó a ser el conjunto más visitado de España, tal es su grandiosidad, y enseguida entenderás por qué. No dejes de visitarla. Si finalmente no decides realizar tu reportaje allí, al menos habrás vivido una experiencia memorable.

1. Por el agua

La Alhambra y El Generalife forman parte de ese legado andalusí que los musulmanes dejaron al sur de España. Era, nada más y nada menos, la residencia del monarca y la corte al completo del Reino nazarí de Granada, hasta su expulsión y exilio por parte de los cristianos. Cuenta con numerosas salas hermosas, pero también con jardines de belleza incomparable, donde la peculiar arquitectura y la vegetación se unen a los resplandores que dibuja el agua bajo el sol andaluz.

2. Por la luz

Los numerosos espacios abiertos y la hermosura de los mismos conforman una bella opción para un reportaje de día, en el que cada detalle esté iluminado y formando parte de la composición fotográfica. Por la noche, ya que estás en Granada, puedes plantearte el paseo por el Albaicín, de donde se obtienen maravillosas vistas de la Alhambra, que parece visitada por los duendes. En concreto, la luz crepuscular puede dar un bonito toque romántico. En esa franja horaria, aun podrán verse de fondo las montañas blancas de Sierra Nevada. ¿Sigue sin convencerte? Sigue leyendo.

3. Por la arquitectura

La herencia musulmana en lo que a arquitectura se refiere es de lo más peculiar. En concreto, el arte andalusí se basa, en la rama nazarí a la que pertenece la Alhambra, se basa en dar un protagonismo a patios por lo que entre la luz que ilumine las estancias. La disposición de los mismos todavía está muy presente en los famosos “patios andaluces”. La decoración interior combina exquisitos zócalos y yeserías con no menos espectaculares columnas o arcos de medio punto. Hay notas de color por todas partes, gracias, por ejemplo, a sus cerámicas. Lujo histórico.

Si tienes posibilidades de viajar hasta allí o vives cerca, no te lo pienses. Como te hemos contado, no lo olvidarás ni la por la experiencia ni por el resultado. Eso sí, te recomendamos que, antes de hacer tus fotos de boda en la Alhambra y El Generalife, sepas por qué estancias puedes estar, solicites los permisos pertinentes y conozcas todos los pormenores. Una vez hechos los trámites, entenderás que merece la pena. ¡Disfruta!

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!