Ideas y lugares para pedir matrimonio

Pedir matrimonio a tu pareja es el paso previo a que comience la etapa de mayor compromiso y felicidad para la pareja. Y es que antes de organizar una boda, llevar a cabo los preparativos, pasar todas las fases con mucha ilusión junto con tu pareja… está claro que antes de todo eso, debe ir la pedida formal de matrimonio. ¡No puede ser de otra manera! Y visto así, es obvio que el día de la pedida de mano, o directamente pedida de matrimonio, debe ser realmente especial.

No todas las parejas le dan la misma importancia al día de la pedida de matrimonio… ¡error! Porque pedir matrimonio marca un antes y un después en la relación, ya nunca vuelve a ser como antes. Se pasa de estar en una relación a estar prometidos, y se crea un nexo y lazo de unión que no tiene nada que ver con lo anterior, y es por ello que es una ocasión muy especial que merece la pena preparar a conciencia. Hoy te proponemos algunas ideas por si quieres pedir matrimonio de una manera romántica, original… como sea. Lo importante es que tu pareja lo recuerde como uno de los días más importantes de su vida. ¡No pierdas la oportunidad!

Aprovechar un fin de semana romántico

casa-de-invierno

Pasar un fin de semana de intimidad es algo que deben hacer todas las parejas para escapar de la rutina, descubrir nuevos lugares, tener en general un fin de semana romántico… no importa la estación del año, y es que incluso en el invierno pasar un fin de semana en la montaña, en un entorno rural o en un sitio de plena intimidad puede dar lugar a realizar la pedida de matrimonio perfecta. Los dos solos, un entorno muy acogedor… y una promesa de amor eterno. ¿Qué más se puede pedir?

Cuando menos se lo espere

pedida-de-mano2

Todas las parejas practican muchas actividades juntas, ya sea de ocio, trabajo, deporte… aprovechar la rutina diaria para sorprender por completo a tu pareja también es muy recomendable. Y es que si por un lado llevar a tu pareja a un sitio muy especial puede hacer que pueda pensar en la posibilidad de que le pidas matrimonio… eso no va a pasar en la rutina diaria, ¡está claro! Apostar por una absoluta sorpresa en medio de la rutina del deporte o del día a día puede ser también una manera perfecta de pedir matrimonio.

Delante de toda la familia… y más

Esto es para los más arriesgados, ¡desde luego! Porque si ya de por sí pedir matrimonio a tu pareja pone los nervios a flor de piel, delante de toda su familia -o de ambas familias- puede llegar a ser un auténtico acto de heroicidad. Pero también quedará demostrado que quieres tanto a tu pareja que no te importa pedirle matrimonio delante de todos los seres queridos de la familia. ¡Hay que ir a por todas!

Te puede interesar