Invitaciones de boda caseras

Las invitaciones de boda caseras son ideales para las parejas que buscan dar un toque de originalidad y exclusividad a su boda. Una opción no sólo más económica que las tradicionales invitaciones, sino que será con toda seguridad más exclusiva y que no dejará a ninguno de los invitados indiferente.

Como os hemos contado anteriormente en Bodanovia, la importancia de una buena presentación en los actos preliminares de la boda son piezas clave para que todo sea un éxito. Las invitaciones de boda caseras son un buen seguro para ello, y no es para menos.  Ahora bien, ¿cómo acertar en este tipo de invitaciones? Un poco de manualidades, ideas sencillas y paciencia son los mejores aliados para llevar a cabo esta tarea. 

Lo primero que tenemos que elegir al realizar las invitaciones de boda caseras, es un diseño básico que será el patrón de todas las invitaciones. Un patrón que sea fácil de copiar en multitud de cartulinas diferentes, y que asiente el camino para la personalización única y exclusiva de cada tarjeta.

Para la redacción de los nombres de los invitados y del mensaje más importante, pueden utilizarse rotuladores permanentes de punta ancha, que están disponibles en diversos colores y permiten un resultado final de muy buena calidad. Con patrones definidos -como por ejemplo, estrellas o rosas- se pueden utilizar estos mismos permanentes para dibujar la silueta de los mismos, creando dibujos atractivos y únicos.

Yendo más allá, otro de los apuntes interesantes que resaltamos son las pegatinas con relieve. Pequeñas pegatinas del tipo que se usan para los teléfonos móviles, las cuales están disponibles en numerosos tamaños y en muchas ocasiones cuentan con dibujos atractivos y muy relacionados con las bodas.

¿Demasiado tiempo para las invitaciones de boda caseras?

Está claro que este tipo de invitaciones caseras y personalizadas llevan mucho tiempo, sobre todo si hay muchos invitados. No obstante el resultado final lo merece, sobre todo porque no es lo mismo abrir un sobre estándar con una invitación igual a la del resto de los invitados, que una única y exclusiva…

Te puede interesar