Llegar a la boda en el coche familiar está de moda, ¿sabes por qué?

Uno de los momentos más bonitos y esperados del día de la boda es ver llegar a la novia y caminar lentamente a través de la alfombra roja o de la entrada de la Iglesia hasta el altar. Son momentos únicos que se recuerdan siempre con gran cariño, desde la tradicional espera que se debe llevar a cabo, hasta que aparece la novia en vehículo y baja lentamente ayudada -siempre que es posible- por su padre, para caminar cogida de su brazo para acabar dando el “Sí quiero”.

Un álbum de fotos muy especial

Visto así, es obligatorio llegar con elegancia y que desde luego llame la atención, ¿no crees? Son muchas parejas las que optan por un coche de caballos, otras por alquiler coches antiguos de época, coches deportivos, limusinas… son multitud de opciones entre las que se puede elegir, pero hay una que cada vez está poniéndose más de moda y tiene una carga sentimental alta… y no es otra moda que utilizar el propio coche familiar, de la novia o de la pareja, para que ésta llegue hasta la ceremonia. Estamos de acuerdo en que no siempre se tiene un coche de aspecto perfecto o ideal para este momento, al menos no al nivel de coches de alquiler para bodas, pero la carga emocional acaba por decantarse, y existen razones para ello.

La principal razón es el álbum de fotos de la boda, que recordemos es para toda la vida y albergará momentos vividos de manera exclusiva, únicos e irrepetibles. Por ello, muchas parejas que tienen un coche al que le tienen cariño, o por ejemplo el coche de su padre con el que éste lleva muchos años con él, suele ser una mejor elección que un coche de lujo de alquiler, aunque visualmente no sea tan espectacular. Y es que cuando pasen años, incluso décadas, no es lo mismo ver el álbum de fotos con los nietos y pasar sin mucho miramiento las fotos en las que aparezca la novia con el coche o el carruaje, a que sea el coche de la familia o el de un familiar cercano. ¡Traerá muchísimos recuerdos! Y muchas historias para contar, por supuesto. Visto así, está claro que es una tendencia que tiene razones de sobra para estar creciendo.

Opciones para todos los gustos

Está claro que sobre gustos no hay nada escrito y que siempre puede pasar que el coche de la familia o el que la pareja tenga en propiedad no esté en condiciones, o simplemente no se le tenga estima alguna. Lo ideal para llegar a la boda antes de casarse siempre es un coche lujoso y también espacioso, que permita a la novia desplazarse sin que sufra inconvenientes en el vestido, en el peinado… el carruaje de caballos, por ser descapotable -casi siempre-, es más recomendable para los novios en caso de que se tengan que trasladar en una distancia corta desde el lugar de la ceremonia hasta el banquete.

Te puede interesar