Lo que debes saber para celebrar tu boda en la playa

Celebrar una boda en la playa es de las maneras más románticas y bonitas para dar el Sí quiero a tu pareja. Y es que es difícil igualar la belleza natural de una playa tanto por el paisaje que compone, como por todo el escenario en sí y lo fantástica y exótica que puede llegar a quedar toda la decoración. Una decoración para una boda en la playa siempre es atractiva y combinado con las posibilidades de ir descalzo, de vestidos y trajes veraniegos y de un look mucho más desenfadado, si te gusta la naturaleza y el aire libre no encontrarás un mejor espacio abierto para celebrar tu boda.

Sin embargo, está claro que como en todos los lugares, hay que tener ciertas precauciones e ir con las ideas claras porque a diferencia del interior de una Iglesia, por ejemplo, celebrar una boda en la playa puede tener sus riesgos sobre todo en cuanto a la meteorología se refiere. Porque no se puede controlar aspectos como el viento o el clima, y por ello hay que tener muy claro que más allá de finales de la primavera, pleno verano o los primeros días de otoño, no es nada recomendable celebrarla. Pero si tu fecha de boda está fijada entre finales de mayo o principios de junio y antes de octubre, ¡la playa es tu lugar ideal! 

Un espacio fantástico y con mucha imaginación

beach-wedding-pix-one

El mejor punto a favor que tiene celebrar una boda en la playa es con toda claridad las amplias posibilidades de decoración, formas y capacidades para que el lugar de la ceremonia sea exactamente lo que quieras. Se pueden construir arcos con flores donde se situará el altar, crear  todo tipo de caminos y formas, antorchas si la boda es al atardecer, palmeras pequeñas… todo cupo de ideas es bueno, y el límite lo pone la imaginación.

Precauciones para seleccionar la fecha y el lugar en la playa

SeashellSymphonyBeachWedding

Quédate lejos del agua

Estar cerca de la orilla es fantástico y le da un toque muy romántico a toda la ceremonia tanto por el sonido de las olas rompiendo a pocos metros como por la frescura y la belleza que dan las fotos finales. Pero cuidado, porque en cuestión de menos de una hora la marea puede comenzar a subir y si el agua llega con rotundidad al altar o donde se sienten los invitados todo el decorado puede irse al traste. Mejor estar en su justa medida. Ni muy cerca, ni muy lejos

Observa las zonas donde haya menos viento

El viento es el mayor enemigo de una bonita boda en la playa. Puede llegar en cuestión de minutos y dar al traste con todo lo que hayas preparado, y que dar el Sí quiero pase de ser todo un sueño a una pesadilla. Es recomendable que vayas varias veces y a diferentes horas del día al lugar de la playa en el cual quieras realizar la ceremonia, así te asegurarás de las zonas de mayor y menor viento observando la arena u otros factores del aire, y estarás prevenida.

Un poco de intimidad siempre está bien

Algunas playas están totalmente desiertas en invierno y sin embargo, en primavera o verano suele ser un hervidero de turistas. Escoger un espacio más bien discreto te asegurará que el día en el que vayas a realizar todos los preparativos y dejar todo listo para la ceremonia, no haya decenas de turistas con sus toallas y sus sombrillas ocupando todo el espacio y arruinando el set de fotos de la boda.

Soy una apasionada del mundo de las bodas, de las novias y novios. Me encanta informar a todos nuestros visitantes de las novedades de este sector.

Soy una apasionada del mundo de las bodas, de las novias y novios. Me encanta informar a todos nuestros visitantes de las novedades de este sector.

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!