Los testigos perfectos para tu boda

Organizar una boda no es tarea fácil… ¡y encontrar unos buenos testigos de boda menos aún! Lejos de lo que pueda parecer, organizarla implica una tremenda cantidad de cosas y aspectos que se deben dejar bien atados para que el día de la boda, todo sea perfecto.

Ya sea una boda típica española como una exótica o incluso una escocesa, uno de los aspectos que antes debemos tener atado es encontrar los testigos de boda perfectos. Piezas clave de la ceremonia y del enlace ya que a fin de cuentas, los testigos de boda son aquellos que dan fe y validez al amor y veracidad de la pareja. ¡Como para no darles importancia! 

Sea una boda civil o religiosa, los testigos de boda son imprescindibles. Aquellos que deben decir abiertamente que el amor de los enamorados es certero y que la historia que quieren contar al mundo, es pura verdad. Los nombres de los testigos figurarán en los papeles de la boda, y como tal, perdurarán lo que perdure el matrimonio de la pareja.

Elegir los testigos de boda

Los testigos necesarios pueden variar según vaya a celebrarse la boda en la Iglesia, o en un ayuntamiento. Casarse por la Iglesia implica llevar varios testigos tanto para la soltería como para el matrimonio y normalmente no pueden ser familiares. En una boda civil es el ayuntamiento del municipio el que decide si los testigos pueden ser familiares o no. Una vez aclarado este último punto, la elección de los testigos de boda se hace más fácil.

Algunas tendencias hablan de llevar como testigos al mejor amigo del novio y mejor amiga de la novia, mientras que otros optan por llevar directamente una pareja amiga. En este aspecto cada pareja es un mundo y al final son ellos dos los que deciden a quién llevar. En el caso de las bodas civiles donde los testigos de boda pueden ser familiares, el padre o la madre o incluso un hermano del novio o de la novia suele ser una buena opción. ¡Depende de ti!

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!