Manga larga en trajes de novia, una opción útil a la par que elegante

En la primavera y en el verano, muchas novias eligen el palabra de honor, la tirantas gruesas o finas o diversos tipos de manga corta para su vestido. Además de por las altas temperaturas, es porque así se presentan la mayoría de los trajes de galas y ceremonias, incluso en invierno.

Sin embargo, la manga larga o media, ceñida en la mayoría de las ocasiones, no solo queda elegante, sino que es necesaria si la boda tiene lugar en otoño (una estación muy recurrente para fijar enlaces) o invierno. Hay algunas que incluso las eligen en primavera, sobre todo aquellas novias tradicionales que se decantan por looks más recatados, sobrios. En este post no solo te hablamos de vestidos, sino también de complementos. En otoño, manga larga en los trajes de novia, una opción útil a la par que elegante. ¡Mucho!

La manga larga en los trajes de novia

La manga larga suele incorporarse a los vestidos en tejidos muy ligeros, vaporosos. Es muy habitual que los diseñadores elijan encajes, opción bastante acertada teniendo en cuenta que sus dibujos y formas contrastan muy bien con el color de nuestra piel, quedan muy visibles. Más incluso que en el resto del vestido, donde se puede “camuflar” con el blanco. Trajes que combinan encaje y chantilly, en un blanco puro que dejan joyas como ésta.

rosa-clara

Foto: Rosa Clará

Esta temporada también podremos ver trajes con manga larga y ceñida (en su mayoría) en telas lisas y mates, que dejan protagonismo a los encajes en otras zonas como la espalda. Hace que la novia no tengan un aspecto tan barroco, sino que deje el esplendor en los detalles. Como decimos siempre, menos es más. Lo entenderéis bien con la siguiente foto. Aparece de espaldas Tania, una novia que contraía matrimonio este mismo mes de octubre, y que iba a así de espectacular. Lleva un diseño del sevillano Fernando Claro.

Tania

Camisas

A medio camino entre los vestidos de una sola pieza y los complementos, se presentan también trajes de dos piezas, que combinan un cuerpo y una falda. Y la parte superior puede ser una camisa con encaje, gasa y cuello camisero clásico. Dan a la novia un aspecto formal muy original.

Una de las motivaciones extras de escoger esta opción es la posibilidad de incorporar al conjunto un hermoso cinturón joya que, sin duda, llamará la atención.

Foto: Pronovias

Foto: Pronovias

Chaquetas, chaquetillas y estolas

Las chaquetas también vienen con mucho encaje y rebrode. Pero también con tejidos vaporosos como la gasa o el tul. Suelen incorporarse a trajes palabra de honor que permiten a la novia desprenderse de la prenda durante el banquete, pero que puede quedarse sin problemas durante toda la jornada, por su función más estética que otra cosa.

Una prenda que sí se suele quitar, porque tiene una misión más funcional que la chaqueta o torera de encaje, es la estola. Su tejido aterciopelado protege a la novia de las temperaturas bajas que se sufren en la calle, especialmente si la boda en esta estación de otoño.

Elegir este tipo de prendas para el enlace invita también al juego del doble look. Si la novia decide no cambiarse de vestido por completo para el banquete pero desea guardar un as en la manga, al menos podrá presentar un aspecto diferente cuando “entre en calor”.

Foto: Pronovias

Foto: Pronovias

Un amigo diseñador dice no entender (siendo una opción respetable) por qué tantas novias de hoy día se decantan por el palabra de honor cuando, en realidad, hay que reconocer que no a todas les sienta igual. Por lo discreto, elegante, funcional y necesario, te proponemos decantarte por la manga larga. Seguro que entre tantos modelos encuentras TU vestido.

Te puede interesar