Motivos para celebrar una boda en una casa rural

Hay muchas formas y lugares donde darse el “Sí quiero” y pasar un día en grande con la familia, amigos, y todos los invitados que la pareja quiera que estén presentes en el que hasta la fecha, será el día más importante de sus vidas. Por ello, existe un amplio abanico donde elegir dónde y cómo casarse, y está claro que sobre gustos no hay nada escrito. Pero si hay una opción que cada vez gusta más y cautiva más a las parejas, es la posibilidad de celebrar una boda en una casa rural.

Hoy vamos a hablar sobre las ventajas que tiene celebrar una boda en una casa rural, las parejas que deben plantearse esta opción y las que no, y también de cuándo es recomendable por invitados y familiares pensar en esta opción de casarse, y cuando es mejor pensar en otras alternativas.

El paisaje y la belleza de la casa rural no tiene rival

Novios cortan tarta

Está claro que no es lo mismo celebrar el banquete de boda en un salón de bodas tradicional, amplio y en muchas ocasiones moderno y de un diseño global más o menos estándar, que pensar en un amplio salón de una casa antigua o de una casa rural de aspecto campestre y de una belleza tradicional enorme. Las casas rurales y fincas para bodas son idóneas para las parejas que busquen un entorno muy acogedor y diferente a lo habitual. Aquellas parejas que quieran un álbum de fotos único y que parezca sacado de una boda de otra época, optar por una casa rural es una de las mejores decisiones que se pueden tomar.

Facilidades para los invitados… siempre que no sean demasiados

Celebrar una boda en una casa rural o una finca para bodas supondrá mayores facilidades tanto para la pareja como para los invitados, y es que esta modalidad de celebrar una boda siempre es más tradicional y permitirá que familiares directos o amigos que llegan desde lejos, puedan dormir en la misma casa y no tengan que marcharse a un hotel en ocasiones a altas horas de la madrugada, no teniendo que conducir ni estar preocupado por ello. Una idea a tener muy en cuenta ya que además, las casas rurales para bodas son perfectas para celebrar bodas que no son muy numerosas. A menos que sea una gran finca o una casa muy grande, no son recomendables para bodas en las que haya gran cantidad de invitados, por los problemas que pudiese haber de espacio. Es muy importante valorar antes de tomar una decisión el lugar, la capacidad de alojamiento, y escoger siempre la opción adecuada.

Como estar en casa

Pareja boda cóctel

Debemos reconocer que celebrar una boda en una casa rural -que puede ser hasta particular- tiene más ventajas que inconvenientes, y la diferencia respecto a estar en un salón de bodas es grande, mayormente por el ambiente acogedor y la sensación de estar en la misma casa de uno. Sentirse perfecta y plena el día de la boda es fundamental, y una casa rural puede ofrecerlo y con mayúsculas.

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!