Nuevas ideas sobre ramos de novia

El ramo es el complemento ideal para una novia. Es un elemento natural que realza sobre el blanco de su vestido, una tradición que, dicen, puede remontarse al antiguo Egipto, cuando se solían llevar hierbas aromáticas que tenían la función, cómo no, de ahuyentar a los espíritus malignos. Según se cuenta, incluso acababan siendo ingeridos dadas supuestas propiedades afrodisíacas (hoy en día en algunas sí están constratadas).

Hay tantas de hacer un ramo como flores podemos encontrar en la naturaleza. Si bien a finales del siglo XIX eran común llevar ramos grandes con intención de hacer ostentación, hoy día los ramos son bastante más reducidos. De hecho, alguna que otra novia ha recibido consejos de una floristería, decía, en virtud del protocolo: el tamaño no puede exceder el de la cintura de la mujer, es mejor sujetarlo a la altura del ombligo y no deshacerse de él más que para el momento de intercambiar los anillos, para el banquete o ya, directamente, para lanzarlo al grupo de amigas que esperan ser las afortunadas.

Al margen del protocolo, está claro que cada novia va a escoger el ramo de novia más le guste y se ajuste a lo que está buscando. En todo caso, y como estamos aquí para ayudarte, te ofrecemos nuevas ideas sobre ramos de novia.

Una forma original

Hay muchos tipos diferentes de ramos de novia y los más recurrentes son: en cascada, redondos, de presentación, de tallos largos o ramilletes, entre otros.

A partir de lo básico, hay mil y una formas de variar. En cierta ocasión, hace ya bastante años, quien les escribe estuvo en una boda en la que la novia llevaba un hermosísimo ramo en forma de abanico, con diferentes flores exóticas en colores cálidos. No sabemos si es o no una opción cómoda, dado que si hacemos caso a la florista que os comentábamos más arriba, hay que llevarlo durante bastante tiempo, incluyendo el momento de las fotos en el que hay que darle cierto juego. Pero original sí que resultó. Ahora ya se pueden encontrar cientos de ideas como ésta:

Foto: Todoboda.com

ramo2

Foto: Noviosfelices.com

Foto: Mayulaflore.es

Foto: Mayulaflore.es

Optar por la temporalidad

Aunque la industria de las flores ha avanzado mucho desde sus comienzos y podemos encontrar flores diferentes en prácticamente todas las épocas del año, es mejor optar por la temporalidad de las flores.

Se trata de la opción más sostenible y respetuosa con el medio ambiente, aunque también puede ahorrarnos bastantes euros. Ahora que nos encontramos a las puertas del otoño, estación que concentra gran número de bodas, podemos decirte que hay un variado catálogo donde elegir.

Si prefieres los tonos lilas, por ejemplo, puedes encontrar el éster, el estatice, el allium o las diferentes especias de crisantemo. Entre las de pétalo rosado, son populares la amarantos o la lathyrus, mientras que en tono anaranjado, muy otoñal, la dalia y el ranúnculo. En amarillo intenso, opta por el girasol.

Foto: Bambuflores.es

Foto: Bambuflores.es

Foto: Lulabieventos.blogspot.com

Foto: Lulabieventos.blogspot.com

Vale que se escojan bastante tiempo antes del enlace, pero seguro que en la floristería te pueden asesorar bien.

El modo más económico

Como siempre, la opción más económica es que… te lo hagas tú. Tendrás que escoger ejemplares iguales o similares entre sí, en la misma gama, y proceder a quitar las espinas y aquellos elementos que no luzcan bien. De una en una, habrás de colocarlas dándole al ramo la forma que quieras que tenga (de entre las que te comentábamos más arriba) y sujetar con una cinta floral especial, en verde. Siempre puedes ayudarte de alguien de tu entorno para la elaboración y para que te aconseje.

Otras fuentes:

http://martinasecasa.blogspot.com.es/

Te puede interesar