Ramos de novia, créalos tú misma para tu boda

Los ramos de novia son una pieza esencial de la ceremonia de boda. Es una señal de identidad para la novia y a fin de cuentas, es gran protagonista al igual que lo es la propia novia en sí. Fiel compañero de la novia y también de la pareja en prácticamente toda la ceremonia, es un apartado al que se le debe prestar una gran atención.

En muchas de las bodas el ramo de novia suele ser incluso genérico, comprado en algún lugar especializado en bodas o muy similar a bodas anteriores y en general, ramos que no suelen sorprender a prácticamente nadie. Pero… ¿y si buscásemos algo original? ¿Por qué no tener en nuestras manos un ramo de novias nunca antes visto, y tan sorprendente o incluso más que nuestro propio vestido y nuestra imagen como novia?

Crea tú misma tu ramo de novia

Crear un ramo de novia personalizado es muy sencillo. Tan sólo tienes que pensar en los colores ideales que formarán tu ramo y por supuesto, que hagan juego con tu vestido de novia y tus atuendos. Algunos colores que se pueden combinar muy bien con un bello vestido de novia son, entre otros, rosa, rojo y violeta. Un buen ramo de novia debe incluir colores vivos a la par que discretos para que no llegue a captar mucha más atención que el propio vestido de novia. Las rosas y los claveles son una gran elección para formar el aspecto frontal del ramo de novia, ya que por su amplia variedad de colores y su bonita figura pueden dar muchísimo juego. Las margaritas también son a tener en cuenta dada su amplia variedad de colores y diversidad de tamaños.

Para crear tu propio ramo de novia, sólo tienes que comprar las flores, combinarlas y retirar tanto las espinas como las hojas secas que pudiese haber a lo largo de tallo. Luego sólo tendrás que amarrarlo con un buen y bonito lazo. No olvides incluir algo decorativo en lo alto del ramo… ¡y listo! Un ramo único e irrepetible, hecho sólo por y para ti.

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!