Una boda de ensueño en la playa

Es uno de los días más especiales que vas a vivir en tu vida, y por tanto, te aconsejamos que lo vivas con intensidad y a tu manera. Es posible que, a priori, sientas apuro por tener que desplazar a los invitados a otro lugar, pero es mejor que no tengas en cuenta más que a vosotros dos y vuestros familiares más cercanos.

Es tu día, tienes que disfrutarlo sin pensar en lo que es mejor para la mayoría, porque cada cual va a vivir su día a su manera. Las personas que te quieran, tu círculo más íntimo, seguro que va a asistir. Una boda íntima a la par que muy hermosa, no te hace falta nada más.

Si vuestra ilusión es celebrar vuestro enlace a la orilla del mar, no te lo pienses más y toma nota de nuestro post de hoy, en el que traemos algunas claves y consejos para celebrar una boda de ensueño en la playa.

bodaplaya2

Un altar con vistas al mar

A buen seguro, lo has visto en todas las fotos de boda en la playa porque es lo que más buen resultado da, una disposición en la que hay una zona de asientos separada por un pasillo, al final del cual se monta el altar. De esta forma, tanto los invitados como vosotros tendréis vistas al azul del mar, y la única persona que le dará la espalda será quien oficie la ceremonia, ejerciendo sus funciones.

El altar es, claro está, lo que adquiere el mayor protagonismo, ya que es allí precisamente donde va a tener lugar aquello que le da sentido al evento. No repares en tiempo para dedicarle a algo que tiene que lucir bello, procedáis a hacer vosotros mismos o solo a supervisarlo.

El altar puede ser de lo más austero, colocando dos simples macetones con hierba verde que resaltarán sobre la arena fina y clara y el azul del mar. Eso sí, nosotros te recomendamos que le des aún más color y le pongas muchas flores.

Las opciones son diversas, desde una simple estructura rectangular de madera hasta una en forma de arco, que sí es mejor decorar íntegramente con flores y alguna que otra guirnalda. Si eliges el armazón rectangular con dos varas gruesas verticales y otras dos horizontales en la parte superior, es mejor que des más protagonismo a los doseles (telas blancas, preferiblemente) y decores con detalles florales solo en algunas partes.

Lo ideal, intentando prever si es un día o no de viento, es que en el pasillo central haya una auténtica alfombra de pétalos, para lo que os puede ser muy útil incorporar la figura anglosajona de “chica de las flores” abriendo el cortejo nupcial.

bodaplaya1

De blanco ella… y él

Las bodas en la playa han de tener cierta inspiración hippie por pura comodidad. Es lógico que no vas a llevar un tacón de aguja con el que te resultará más que complicado andar por la arena. Tampoco te servirá un vestido de cola que vaya arrastrándola contigo. En el caso de él, va a resultar inútil un traje de chaqueta o similar, porque probablemente haga calor. Es mejor elegir un atuendo más ligero.

Desde aquí te recomendamos que eches un vistazo, para ambos, a las últimas tendencias en moda adlib, con su particular estilo basado en líneas sencillas, con el blanco como absoluto protagonista y que suele combinar los tejidos ligeros con encajes. Vinculado a la isla de Ibiza, sus creaciones nos encantan.

La hermosura del atardecer

Aprovecha las oportunidades que te brinda la madre de naturaleza, que pone en el cielo una amplia gama de la paleta de colores. Puedes citar a tus invitados para la preparación de los últimos detalles cuando el cielo está aún azul, pero aprovechar que el momento de la ceremonia, sobre todo en sus hermosos instantes finales, se produzca al atardecer. Colores cálidos, con naranjas, rojos y rosados… Maravilloso.

Todavía te quedará la pacífica noche para celebrar la cena, con un salón plagado de detalles y ambientado con antorchas de inspiración hawaina, cuando el mar ya no se ve pero se oye.

Esperamos que te hayan servido estos tips… y que tu boda sea como estar en un bonito sueño, pero muy real.

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!