Ventajas de casarse por la mañana

Una de las preguntas más importantes que nos rondan la cabeza cuando comenzamos a planear nuestra boda es… ¿cuándo celebrarla? ¿Por la mañana, después de comer, al anochecer…? Son muchas las formas posibles y está claro que cada cual tiene sus ventajas. Desde Bodanovia vamos a ir explicando estos días los pros y los contras de celebrar la boda según qué parte del día. Hoy empezaremos con las bodas “diurnas”, es decir, las que se celebran casi a primera hora de la mañana… ¡Vamos!

Organizar una boda por la mañana significa dar el “Sí quiero” como muy tarde a la una de la tarde. Normalmente, estas bodas que se celebran por la mañana se organizan de tal manera que la ceremonia en el altar se celebra sobre la una o una y media de la tarde, para posteriormente dar vía libre toda la tarde y parte de la noche para el banquete y la diversión de la boda. Sin embargo, ¿qué ventajas y qué aspectos desfavorable tiene en comparación con una boda, por ejemplo, a las ocho de la tarde?

Casarse bajo el Sol de verano, ¿no tan buena idea?

La principal ventaja de casarse por la mañana es tener el resto del día libre para disfrutar de la boda, ¡está claro! Dar el “Sí quiero” antes de comer te permite celebrar el banquete de boda a la misma hora que una comida normal y deja expedita todo lo que quede de día para estar de fiesta y disfrutar con la familia y amigos. Sin embargo, no todo son ventajas… ¿adivinas cuál es el primer contratiempo importante?

Prepararse para el día de la boda es un trabajo duro y largo, y es que no puedes ir a la peluquería el día antes, ¡tiene que ser el mismo día! Y no hay lugar para contratiempos con el vestido o cualquier problema de última hora, porque la mañana se hace muy corta y hay poco tiempo para prepararse. Es necesario levantarse muy temprano -en ocasiones incluso a las seis de la mañana-, y esto significa que durante el día y por la tarde los novios pueden estar muy cansados, consiguiendo que piensen más en dormir, que en disfrutar.

Otro aspecto que puede ser desfavorable para los invitados es la organización del viaje, ya que implica en ocasiones tener que dormir la noche anterior en la ciudad donde se celebre la boda, y posiblemente también la siguiente. No hay apenas espacio para realizar un viaje de ida en el mismo día, y eso puede complicar la asistencia de algunos invitados.

Por último, un aspecto que depende de la pareja puede ser positivo o negativo, es el hecho de que al celebrar una boda por la mañana, es obvio que la fiesta terminará antes respecto a una boda que se celebre por la tarde. Mientras que éstas últimas pueden terminar incluso con el amanecer, en estos casos poco antes de las doce de la noche es muy posible que la mayoría de los invitados ya no estén.

 

Te puede interesar