Viajar con otras parejas de recién casados, una idea interesante

La luna de miel es el momento más íntimo y tranquilo de todo lo que es la boda en sí. Y es que todo lo que comprende el hecho de casarse puede abarcar incluso varios años. Desde la pedida de mano, pasando por los planes previos, la organización de la ceremonia de boda, los detalles, las invitaciones, y por supuesto… el día de la ceremonia. ¡Cómo no va a ser estresante! Pero la luna de miel culmina con todo y permite a los recién casados disfrutar de unas semanas de ensueño, dando comienzo así a una vida totalmente nueva y en pareja.

Mirando hacia adelante, podemos decir que la luna de miel es y debe ser íntima y solo para la pareja, pero hay una tendencia que está alzándose y es ni más ni menos que viajar en luna de miel con otras parejas de recién casados. Puede sonar a priori contradictorio con la búsqueda de privacidad e intimidad de la pareja, ¡pero no es así! Porque al contrario de lo que se piensa, puede ser muy indicado sobre todo para todas las parejas que han pasado nervios durante los pasos previos a casarse, y para los que se casan por primera vez. Hoy te damos unas buenas razones por las que viajar de luna de miel con otras parejas de recién casados puede ser una gran idea. ¡No te las pierdas!

Diversión para todos

Viaje de recién casados

Viajar de luna de miel con otras parejas de recién casados tiene como principal atractivo el hecho de poder disfrutar con otras parejas de actividades de ocio que en ocasiones no son tan divertidas yendo los dos solos. Ir de visitas turísticas, hacer actividades deportivas en otros países o zonas exóticas…. pero eso sí, siempre respetando el espacio vital de cada pareja y aceptando que cada pareja puede y debe tener momentos íntimos entre ellos dos. Respetándose las parejas entre sí, ¡puede ser una gran idea! Además, yendo varias parejas para reservar actividades, hoteles… el ahorro económico por ir en grupo puede ser muy importante.

Un valioso intercambio de opiniones

Para la mayoría de los recién casados, la experiencia será totalmente nueva, y es obvio que pueden surgir nervios, ansiedades, ciertas inseguridades y dudas… ¡es normal! Viajar con otras parejas de recién casados también permitirá a que los novios o las novias puedan tener momentos por separado con otros “compañeros” para intercambiar opiniones, charlar… podríamos decir que es algo parecido a una terapia, que puede ser de gran apoyo.

Te puede interesar

¡Recibe gratis en tu email las nuevas publicaciones de nuestra web!